El gasto de las universidades en I+D en 2015 crece hasta los 3.373 millones, pero sigue por debajo del nivel de 2012

Laboratorio
ROCHE
Publicado 25/05/2017 11:49:45CET

   MADRID, 25 May. (EUROPA PRESS) -

   El gasto de las universidades españolas en I+D en 2015 crece hasta los 3.373 millones, 185 más que el año anterior, pero continúa por debajo de los niveles de 2012 y 2013, con 3.381 y 3.603 millones, respectivamente, según el informe 'Investigación y Transferencia de Conocimiento en las Universidades Españolas' de CRUE, presentado este jueves 25 de abril.

   Este gasto de 2015 representa un 36% del presupuesto ejecutado por la universidad, prácticamente igual al año anterior, según los autores del documento, que apuntan que en el gasto en I+D crece ligeramente el porcentaje referido al gasto financiado por terceros, al margen de la financiación general universitaria, que representa un 42% del total. "Este incremento va ligado al aumento de los gastos soportados por programas de financiación pública", añaden.

   La plantilla del personal docente e investigador de las universidades públicas y privadas experimenta en 2015 un ligero crecimiento con respecto a los últimos años, según los datos recogidos de 48 universidades públicas y 18 privadas y pasa de 101.174 a 110.022. Sin embargo, advierten de que esta recuperación no se traduce en un aumento en el personal que realiza actividades de investigación competitiva, que baja en 2.208 personas (de 46.322 de 2014 a 44.014 de 2015) y representa el 40% del PDI.

   En cuanto a la producción científica, el informe señala que los resultados de la investigación, medidos en artículos publicados en revistas indexadas en World of Science, tesis leídas y sexenios obtenidos en el año, experimentan un incremento en 2015. Este aumento es mayor en el caso de las tesis leídas (13.278 frente a 10.024 de 2014), "fruto quizá de la finalización del antiguo plan educativo", y en artículos publicados (57.970 frente a los 48.881 de 2014).

   En la protección de resultados de investigación mediante patente, cabe destacar una disminución en 2015 en el número de solicitudes de patentes (pasa de 673 en 2014 a 626 en 2015) y extensiones PCT (de 357 en 2014 a 303 en 2015), un dato este último inferior al de 2011. Sin embargo, se detecta un incremento en el número de solicitudes en cotitularidad, que pasa de 221 a 284 en 2015, que la CRUE atribuye a la "tendencia creciente de la cooperación entre diferentes entidades".

MÁS CONTRATOS DE LICENCIA DE PATENTES, PERO NO INGRESOS

   En cuanto a la transferencia de conocimiento, ligada a la explotación de resultados, el informe indica que se produce una "notable mejoría" en el número de contratos de licencia, principalmente en el número de licencias de patente hasta las 216, tendencia que se empezó a observar en el año 2014 (149). Asimismo, también se recupera el número de licencias de 'know-how' y materiales químicos o biológicos.

   "Sin embargo, este incremento en el número de contratos de licencia no se traduce en una mejora de los ingresos procedentes de estos contratos, destacando la disminución de los ya reducidos ingresos por licencia de patentes", apuntan los respondables del informe, ya que han pasado de 1.627 millones en 2014 a 1.450 en 2015.

   Los ingresos por los acuerdos de propiedad industrial e intelectual han supuesto 2,6 millones de euros en 2015, "resultando magnitudes muy distantes" de otros mecanismos de transferencia de conocimiento, como los 312 millones procedentes de la investigación por contrato o convenio o los 156 millones de euros procedentes de los proyectos de I+D colaborativos.

   El informe también destaca la creación de 'spin-off' --empresas generadas para explotar los resultados de la investigación universitaria como mecanismo efectivo para transferir conocimiento--, que en 2015 presenta cifras similares a los años anteriores (182 en 2015 frente a las 194 de 2014).

   Se aprecia un incremento de las empresas participadas por la universidad (49 en 2015, catorce más que en 2014), situándose en el 43% de los casos, y prácticamente se mantienen las que han ampliado capital, que, según la CRUE, "es una señal positiva de validación y maduración de la empresa pues produce un aumento de su valor".

   Los rectores argumentan que el hecho de que el número de estas 'spin-off' que han ampliado capital sea "muy inferior al parque de los últimos cinco años", pone de relieve la "necesidad de aumentar el capital semilla y de mejorar la capacidad de gestión de estas empresas". La implicación del PDI como promotor en este tipo de empresas sigue manteniendo la tendencia a la baja iniciada en 2014.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies