El hispanista John Elliot, Honoris Causa por la US

Jonh Elliot Investido Doctor Honoris Causa De La US
EP/US
Actualizado 24/11/2011 18:26:26 CET

SEVILLA, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Universidad de Sevilla ha celebrado este jueves la ceremonia de investidura del hispanista John Elliot como Doctor Honoris Causa, cuya 'Laudatio' ha estado a cargo del catedrático de Historia Moderna de la facultad de Geografía e Historia Carlos Alberto González. El admirado profesor homenajeado regaló a un entregado público "una de las más bellas lecciones de Historia jamás contada en este Paraninfo", aseguró el rector, Joaquín Luque, haciendo uso de un símil cinematográfico.

John Elliot, que reconoció sentirse "profundamente honrado y privilegiado por haber sido nombrado Doctor Honoris Causa por esta prestigiosa Universidad", acaparó la atención del auditorio con el relato de sus vivencias en Sevilla y recordó que "en todas partes fui recibido con la gran generosidad y la hospitalidad característica de los sevillanos, e hice muchos amigos, especialmente entre aquellos que estaban relacionados con esta Universidad".

Según ha informado la Hispalense, otro de los momentos que el profesor rememoró con cariño fue su participación hace tres años en la Facultad de Historia, "donde tuve el placer de hablar sobre mi intento de comparar los imperios Español y Británico en las Américas y de intercambiar ideas e impresiones con colegas y estudiantes, en ese proceso de confrontación intelectual que constituye, o debería constituir, el corazón de la vida universitaria". John Elliot también dedicó unas líneas a la Sevilla del pasado y a las figura del Conde-Duque de Olivares y Don Fadrique Enríquez Ribera.

Retomando sus primeras visitas a la ciudad de Sevilla apuntó que "una adecuada consciencia del pasado implica también un respeto debido a sus vestigios materiales, y me causa tristeza el hecho de que, aunque muchos de ellos han sido conservados en Sevilla, gracias con frecuencia al esfuerzo de algunas personas en concreto, hayan desaparecido demasiados edificios bellos e importantes desde mi primera visita a la ciudad en 1950. Sin un permanente sentido del orgullo cívico y de la responsabilidad que implica la firme determinación de preservar lo mejor de lo que crearon nuestros antepasados, corremos el riesgo, no solo aquí sino en toda Europa, de situar nuestras ciudades en las manos de los especuladores que se sentirán muy felices de sacrificar tanto el pasado como el futuro con la perspectiva de un beneficio inmediato".

En este punto, el reciente Doctor Honoris Causa por la Universidad de Sevilla alertó que "en nuestra época presente de globalización, corremos el riesgo de movernos en una dirección opuesta. Quizá porque el mundo se ha vuelto tan vasto y tan complejo, la tentación es la de pensar en corto. La contrapartida a la globalización ha sido la regionalización y la fragmentación que observamos en España y en Europa hoy en día".

"El amor por la ciudad natal y por la patria local resulta esencial, pero --añadió-- eso no debería excluir el sentido de la obligación hacia esas comunidades más amplias, nacionales y globales, a las que todos pertenecemos. Sin ese sentido, acortamos nuestros horizontes y, poco a poco, coartamos nuestra creatividad y disminuimos las posibilidades que requiere cualquier sociedad para la periódica y necesaria renovación. Necesitamos una sociedad abierta, imbuida de esa clase de curiosidad y de sentido del compromiso de aquellos sevillanos del Siglo de Oro que supieron asimilar y sintetizar la multitud de experiencias y de imágenes del mundo en cuyo centro se encontraban".

"Esta Universidad, de tan alta distinción y de gran tradición, ha de jugar un papel vital en este proceso y yo me siento profundamente emocionado por el honor que me ha conferido hoy de hacerme uno de los suyos", destacó el profesor Elliot.

LA IMPORTANCIA DE LAS HUMANIDADES

Por su parte, el rector de la Universidad de Sevilla, Joaquín Luque, tras excusarse ante Elliot por "la tardanza en reconocer oficialmente sus múltiples méritos y sus impagables aportaciones a los investigadores y estudiantes de nuestra Universidad", puso de relieve "la importancia del estudio de la Historia y de las demás ciencias que configuran el mapa de las Humanidades".

"Frente a quienes menosprecian estos estudios, argumentando desde el punto de vista contable su falta de rentabilidad económica, no me cansaré de subrayar su valor en términos absolutos de progreso. Las ciencias o la economía nos ayudan a transformar el entramado social y económico, pero las humanidades nos transforman la manera de pensar y eso es lo que de verdad cambia una sociedad", subrayó.

Por último, el rector rescató la idea de Sir John sobre la importancia de "no apegarse al poder político, sino por el contrario, actuar con independencia" y en este contexto reiteró que "la Universidad debe ser muy celosa de su autonomía y de su libertad".