IESE y Grupo Persona proponen 16 medidas para educar a la nueva generación ante las perspectivas de una vida "inestable"

 

IESE y Grupo Persona proponen 16 medidas para educar a la nueva generación ante las perspectivas de una vida "inestable"

IESE y Grupo Persona presentan un informe sobre Universidad y Empresa
EUROPA PRESS
Actualizado 05/12/2014 21:31:01 CET

MADRID, 20 Nov. (EUROPA PRESS) -

El IESE y Grupo Persona han presentado este jueves el estudio 'Formación, educación y empresa. Un reto a cinco años' con 16 propuestas para adaptar el sistema educativo a la realidad social del actual mercado laboral y las perspectivas de los años venideros. Una de las urgencias que destaca el informe es la de "adaptar cualitativamente" los contenidos que se imparten en la universidad a las demandas reales del mundo laboral y la contratación de profesionales por parte de la empresa.

La investigadora del IESE Pilar García Lombardía, autora del estudio, ha explicado que "no se trata solo de los contenidos sino de adaptarse al cambio social que se ha producido".

"Antes los que sacaban buenas notas y ser portaban bien conseguían un buen trabajo y les iba bien. Ese pacto se ha roto y ya no hay garantías para nadie. No podemos seguir educando así, como si la vida estuviera hecha de cuadraditos, previsible y ordenada", ha insistido.

Según ha recordado García Lombardía, el actual modelo de educación fue ideado tras la revolución industrial cuando "lo que hacía falta era solamente profesionales disciplinados, ordenados y dispuestos a trabajar uno detrás del otro".

Los responsables del estudio han asegurado que "ese modelo ya no existe y no va a volver" por lo que han subrayado la necesidad de volver a abordar el proceso de rediseñar la escuela desde los primeros niveles de educación para educar personas y profesionales "preparados para la acción y la toma de decisiones", según ha indicado el director del grupo de investigación IESE, José Ramón Pin.

Entre las propuestas planteadas por el informe, figuran la necesidad de abordar un "análisis riguroso" de la realidad del mercado laboral y empresarial para identificar el talento necesario en comparación con el talento disponible y trasladar los resultados a la preparación de las nuevas generaciones.

"Uno de casa tres empleadores a nivel global tiene dificultades para encontrar trabajadores que respondan a sus necesidades --ha recordado García Lombardía-- mientras que más de la mitad de jóvenes de menos de 25 años está en paro".

Por ello ha incidido en la necesidad de potenciar la orientación y la formación de los jóvenes desde la escuela, antes de que lleguen a la Universidad, para que adquieran habilidades como la gestión emocional y la capacidad para tomar decisiones, junto con la creación de un entorno en el que todos los agentes educativos (padres, profesores, instituciones educativas, administraciones y empresas) ejerzan su rol para crear un entorno que favorezca el emprendimiento.

Además, el estudio incide en el requisito "imprescindible" de la interrelación entre empresas y universidades a través del diálogo "permanente" para "acometer juntos" los planes de estudios y de prácticas profesionales.

En este sentido, apunta a la necesidad de "cambios urgentes" tanto en el ámbito de la universidad, para la reducción de la burocracia y flexibilización de los planteamientos, de modo que se permita la participación de las empresas en la organización y racionalización de la oferta formativa; como en el seno de las empresas, donde destaca la necesidad de "incorporar el criterio competencial" en la selección del talento y prestarse a colaborar con las universidades. "Es necesario trabajar no solo en el saber qué sino, sobre todo, en el saber cómo y saber para", resume el estudio.

En esta línea, Pin ha señalado también algunas medidas que, a su juicio, podrían contribuir a potenciar la adaptación del sistema educativo a la nueva coyuntura social y económica, y entre las que figuran la eliminación de trámites burocrátivos en la definición de los curriculos académicos, la modificación del sistema de elección del gobierno de las universidades, impulsar la Formación Profesional y permitir que los centros de estudios elijan a sus alumnos. "Las actitudes cambian cuando la gente ve que no ha hay más remedio que cambiarlas", ha recordado el profesor del IESE.

Además, en lo referente a las empresas, ha puesto de relieve la "incapacidad" de los directivos de las compañías para asumir su labor educativa hacia sus empleados. "Dirigir es educar --ha asegurado-- quieran o no, los directivos educan bien o mal, pero educan".

Por último, para que el cambio sea posible, el informe invita a "desmantelar los tradicionales prejuicios" que mutuamente se atribuyen escuelas y empresas de cara a hallar "lugares comunes" que les permitan poner su trabajo en común y "mejorar el conocimiento mutuo".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies