Los inmigrantes con mayores niveles de formación son los que más sufren el desempleo en España, según un estudio

 

Los inmigrantes con mayores niveles de formación son los que más sufren el desempleo en España, según un estudio

Actualizado 21/08/2009 14:16:57 CET

MADRID, 21 Ago. (EUROPA PRESS) -

La mayoría de las pérdidas de empleo entre los inmigrantes se ha producido en los niveles superiores de formación en España, ya que uno de cada cinco extranjeros con titulación universitaria se encuentra sin trabajo.

Ésta es una de las principales conclusiones que se desprende de un informe elaborado por la empresa de trabajo temporal Adecco y el IESE a partir de los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), que indica que esta circunstancia en el colectivo inmigrante "implicará la fuga de capital humano que España había sido capaz de atraer".

Así, los extranjeros que pertenecen al grupo de mayor nivel educativo son los que más vieron disminuir su participación respecto al año anterior, siete décimas en términos interanuales, hasta el 9,6 por ciento de los empleados de dicho nivel.

El único nivel formativo en el cual la participación de los inmigrantes en el empleo se ha incrementado es el de formación básica, en el que representan el 24,1 por ciento de los trabajadores, dos puntos porcentuales más que hace un año.

No obstante, el informe precisa que el porcentaje de extranjeros en el total de ocupados volvió a descender en junio por segundo trimestre consecutivo, con una pérdida de dos décimas, hasta el 15,2 por ciento. Sobre este asunto Adecco alerta de que el número de inmigrantes ocupados está cayendo "más rápidamente" que el de los españoles.

EN GENERAL, MENOS FORMACIÓN, MÁS PARO

Si bien el paro se ceba con los extranjeros universitarios, en conjunto afecta más a aquellos con menor formación, hasta el punto de que la tasa de paro entre las personas con estudios hasta educación primaria creció 10 puntos en tasa interanual en junio, frente al aumento de 3,7 puntos entre los universitarios. Así pues, "la crisis, en última instancia, está solucionando de manera brutal el gran problema de una productividad declinante".

Poniendo estos dos procesos en cifras, se observa que la pérdida de empleo entre los universitarios fue del 2,6 por ciento (177.300 personas) en junio, frente al 13 por ciento (394.300 personas) de aquellos con educación primaria. En consecuencia, siete de cada diez personas que perdieron su empleo en el último año tienen, como máximo, un nivel de formación de educación secundaria incompleta.

Desde otro punto de vista, Adecco indica que tres de cada 20 españoles del grupo de personas con menor formación perdieron su empleo en los últimos doce meses, mientras que los de mayor nivel formativo perdieron sus ocupaciones en una proporción de 3 por cada 150 personas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies