CSI-CSIF denuncia la supresión del ciclo de Bachillerato nocturno en distintos institutos de la Comunidad

Actualizado 24/02/2009 19:57:12 CET

La Comunidad asegura que los ajustes se deben a la escasez de demanda de escolarización

MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

CSI-CSIF Enseñanza denunció hoy la supresión del ciclo de Bachillerato nocturno en algunos Institutos de Educación Secundaria de la Comunidad de Madrid después de que la Consejería de Educación les haya informado de que en el próximo curso 2009-2010 ya no se darán este tipo de clases.

En concreto, indican que este año ya se ha cerrado el ciclo de esta modalidad en el IES Jaime Vera, en el distrito de Tetuán, y que se han reducido algunos grupos del IES Giner de los Ríos, en Alcobendas. Además, para el año que viene también está previsto que eliminen las clases nocturnas en el IES San Cristóbal de los Ángeles, en el distrito de Villaverde, pese a que, dicen, la demanda ha aumentado.

La Consejería de Educación, por su parte, asegura que los ajustes de este ciclo en los distintos institutos se hacen en base a la demanda de escolarización. Así, en el caso de la supresión del bachillerato en régimen nocturno en el IES Jaime Vera, se ha llevado a cabo de manera progresiva desde el curso 2006-2007 ante la escasa demanda. De hecho, en el curso actual sólo se imparte 3º de bachillerato a menos de 10 alumnos, y cuando estos terminen el curso dejará de impartirse.

Fuentes de la este departamento indicaron a Europa Press, además, que en el caso del IES San Cristóbal de los Ángeles, la supresión de esta modalidad se debe igualmente a su muy escasa escolarización. En el presente curso escolar tiene matriculados 41 alumnos en todo el bachillerato (20 en 1º, 9 en 2º y 12 en 3º). No obstante, los alumnos que continúen el curso siguiente tendrán su plaza garantizada en cualquiera de los Institutos cercanos que ofrezcan el régimen nocturno, como el Pío Baroja de Usera.

En el IES Giner de los Ríos de Alcobendas, se van suprimir las enseñanzas de Educación Secundaria Obligatoria para adultos en régimen nocturno compuesta por un único grupo de alumnos, que podrán ser atendidos por la UPA de Alcobendas de dependencia municipal o en CEPA de San Sebastián de los Reyes que depende de la Consejería de Educación. La razón es la misma: la escasa demanda, apuntan las mismas fuentes.

MATRÍCULA ESTABLE

Sin embargo, según señaló en un comunicado, en CSIF Enseñanza Madrid les consta que la matrícula en esta modalidad de Bachillerato se ha mantenido estable durante los últimos cuatro años y que apuntaba al alza ante la coyuntura económica a la que se enfrenta el país, donde los estudiantes empiezan a compaginar los estudios con un puesto de trabajo y el Bachillerato nocturno es accesible a sus horarios.

"Si se está anunciando, por todas las Administraciones, que una de las medidas que más puede ayudar a afrontar la crisis es la formación, no comprendemos como la educativa cierra una de las pocas vías que muchos profesionales, con serios problemas laborales, están demandando para mejorar su cualificación", apuntaron.

El Bachillerato es obligatorio para acceder a formaciones superiores como ciclos de FP y la Universidad, y, el sindicato señaló que con esta medida se pueden cerrar las puertas de acceso a los ciudadanos que no pueden estudiar ni en otro horario ni en otra modalidad.

Además, la supresión de esta modalidad de enseñanza implica también la eliminación de puestos de trabajo de profesores "que con su docencia, han contribuido durante años a mejorar la formación de muchos profesionales madrileños", añadieron.

Desde CSIF Enseñanza Madrid reclamaron a la Administración una postura comprometida con las demandas que reclama la sociedad e instaron a que paralice la orden de cierre de Bachilleratos Nocturnos en la Comunidad de Madrid.

Por su parte, la Comunidad recuerda que el Bachillerato nocturno es demandado por personas adultas (mayores de 18 años y muy excepcionalmente con 16 años). El perfil medio del alumnado corresponde a una persona con trabajo o que está en espera de obtenerlo y que por tanto asume que tiene que realizar un esfuerzo añadido al que realiza a diario, para poder superar, en el caso del bachillerato unas enseñanzas exigentes dado el currículo que las sustentan, lo que conlleva un elevado abandono.

En este sentido, para que un instituto pueda mantener el régimen de Bachillerato nocturno requiere una matrícula inicial de, al menos, 60 alumnos, de manera que se mantenga una asistencia del 42 por ciento (25 alumnos de media) a lo largo del curso. De otro modo, el reducido número alumnos no justificaría el despliegue de recursos que se requiere para mantenerlo. Para el próximo curso habrá 34 IES públicos en toda la Comunidad que ofrecerán esta enseñanza.