El teólogo Hans Küng, doctor honoris causa por la UNED

Actualizado 27/01/2011 17:34:41 CET

MADRID, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

El teólogo suizo Hans Küng, que fue sancionado en 1979 por El Vaticano por cuestionar la infalibilidad del Papa, ha asegurado que el anticlericalismo es la reacción a que la Iglesia es demasiado autoritaria, cuando, a su juicio, debería ser "más modesta" y "sensible a lo que la sociedad piensa".

En este sentido, Küng ha afirmado, en los momentos previos a su investidura como Doctor Honoris Causa por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), que el secularismo en España no se debe a que el pueblo español haya cambiado sino a que, "por lo general, la jerarquía eclesiástica está muy lejos de la población".

Así, ha explicado que en la época del Concilio Vaticano II, la sociedad tenía la impresión de que la Iglesia quería "ayudar, escuchar y servir a la gente". Por el contrario, según ha manifestado, hoy en día la "impresión" es de "una Iglesia que quiere dominar". De hecho, ha subrayado que la reevangelización es "prácticamente una romanización".

Además, ha destacado que "mucha gente" no entiende el porqué de la "inmoralidad de la píldora o la anticoncepción". Esto, según Küng, es un "indicativo" de que hay "un desarrollo falso" de estos temas en la Iglesia misma.

La Iglesia, a su juicio, debería resolver algunos problemas propios como "la cuestión del celibato". "Sólo atacar a los otros, polemizar, no es justo", ha señalado al tiempo que ha propuesto que "sería mejor reflexionar" sobre las razones de la situación de la sociedad actual.

En cualquier caso, Küng ha puntualizado que tampoco sería una "buena solución" la "separación total" entre Iglesia y Estado y, en su lugar, ha apostado por "una relación de cooperación" y "respeto recíproco", sin necesidad de "volver a las antiguas controversias" del pasado.

Por otra parte, Küng se ha referido a la persecución que sufren los cristianos en la actualidad en los países de mayoría musulmana y, en este sentido, ha precisado que estas agresiones son "consecuencia de la invasión americana y británica en el Próximo Oriente". En todo caso, ha apostillado que este hecho "no justifica los ataques".

A continuación, Küng ha pronunciado su lección magistral en la que se ha centrado en aclarar la diferencia entre el plano del derecho y el de la ética, algo que, según ha explicado, "en la discusión actual en España entre Iglesia y Estado --familia, interrupción del embarazo, inseminación artificial-- es "importante tener en cuenta".

Entre las consideraciones, el Doctor Honoris Causa ha destacado que un ejemplo de "lo funesta que puede llegar a ser" la deducción de mandamientos morales a partir de la naturaleza humana, es la prohibición por parte del Papa Pablo VI en su encíclica --defendida cuarenta años después por Benedicto XVI-- de todo género de anticoncepción, por contraria a la naturaleza. En respuesta a esto, Küng escribió el libro '¿Infalible?' que le hizo perder su venia docenci eclesiástica. Para Küng, la apelación a Dios en temas como la enseñanza sobre sexualidad, "sólo ha podido convencer a una minoría de católicos".

Igualmente, ha explicado que la ética mundial es "un consenso básico sobre una serie de valores vinculantes" y ha apoyado los principios desarrollados en la Declaracón de Chicago: "Todo ser humano debe recibir un trato humano" y "Lo que no quieres que te hagan a ti, no lo hagas a los demás". De aquí, según ha expuesto, se desprenden los "cuatro imperativos": no matar, no mentir, no robar y no cometer abusos sexuales.

El rector de la UNED, Juan A. Gimeno Ullastres, ha remarcado que es "un honor" festejar la investidura de Küng que, según ha apuntado, como "los mejores" defensores de la fe y de la religión, ha actuado "ligado a la razón" para profesar una fe "inteligente y responsable" que no sea "arbitraria ni autoritaria".

Gimeno ha asegurado que Küng es "un hombre de fe" aunque, según ha destacado recurriendo a las palabras del propio teólogo, "ni santo ni fanático", no con una fe "ciega" sino "crítica".

Asimismo, el ministro de Educación, Ángel Gabilondo, ha subrayado la denuncia del teólogo suizo ante la falta de entendimiento entre religiones y, sobre todo, "ante la falta de apoyo a una dimensión radical de la paz". Además, con motivo de la celebración de la festividad de Santo Tomás de Aquino, Gabilondo ha remarcado la importancia de aportar cosas "nuevas", del conocimiento y de la ética.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies