Abogados ambientales piden a la ONU que inste a España a evitar el impacto de las centrales térmicas en los niños

Contaminación, Humo, Central Térmica de Soto de Ribera
EUROPA PRESS
Publicado 17/01/2018 12:48:36CET

   MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Las centrales térmicas de carbón que contribuyen a la contaminación y al cambio climático genera un impacto "urgente de abordar por el Estado" sobre la salud de la infancia y el Comité de los Derechos del Niño en la ONU para que recomiende al Gobierno de España que actúe y tome las medidas necesarias para evitar los impactos de su política energética en España en los menores.

   El estudio, realizado por el Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente (IIDMA) junto a CIEL (Center for International Environmental Law) y presentado al Comité de los Derechos del Niño en la ONU, alerta de los impactos de la política energética del Gobierno sobre el derecho a la salud de los niños.

   El informe analiza los impactos de la política energética de España sobre la salud de la infancia a consecuencia de la contaminación y el cambio climático que generan las centrales térmicas de carbón y concluye que este es "uno de los aspectos más urgentes a abordar" por el Gobierno, ya que estas influyen en la contaminación del aire tanto española como fuera del territorio y contribuyen al cambio climático por sus emisiones de gases de efecto invernadero.

   Entre las recomendaciones, el documento insiste en la preocupación de los derechos de los niños por el impacto de los derivados del funcionamiento de las centrales térmicas de carbón y en la calidad del aire que afecta "de forma directa" contra el artículo 24 de la Convención de los Derechos del Niño tanto en España como fuera de su jurisdicción.

   Asimismo, tiene en cuenta impactos derivados del cambio climático, al cual contribuyen las emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero de estas centrales, que entran en conflicto con los artículos 24, 27 y 28 de la Convención.

   El abogado medioambiental de CIEL Sébastien Duyk asegura que con su rechazo de forma adecuada la contaminación provocada por las centrales de carbón, el Gobierno de España incumple con sus compromisos internacionales en materia de protección de los derechos de la infancia.

   "El Gobierno tiene la obligación legal de evitar los impactos negativos de su política energética en la salud de los niños en España, así como en el clima", ha insistido.

   El estudio 'Un oscuro panorama' que presentó el IIDMA en 2017, las emisiones de las centrales de carbón se pueden relacionar con 10.521 casos de asma y 1.233 casos de bronquitis al año en la población infantil y sus costes sanitarios asociados alcanzan 1,14 millones de euros.

   En la actualidad, están en funcionamiento 15 centrales de carbón en España, que emiten 105.650 toneladas de SO2, 83.723 toneladas de NOx y 4.008 toneladas de partículas, que se relacionan con alrededor de 700 muertes prematuras anuales.

   La directora del IIDMA, Ana Barreira, ha solicitado al Comité de los Derechos del Niño que requiera a España a adoptar medidas "de forma inmediata" para proteger los derechos de la infancia.

   "Es inconcebible que este tipo de impactos no se tengan en cuenta a la hora de tomar decisiones, pues suponen un coste inasumible para la sociedad", ha manifestado Barreira que ve "necesario" un plan progresivo y ordenado de abandono del carbón, que comience por el cierre de las centrales térmicas ya que estas emisiones son incompatibles con los Derechos del Niño.