Acidificación, residuos, ruido y especies invasoras amenazan el Atlántico norte

Estrella Gorgonia En La Montaña Submarina De El Cachucho
IEO
Actualizado 15/03/2013 18:48:18 CET

El presidente de OSPAR espera que Greenpeace presente una propuesta sobre el Ártico en la reunión de OSPAR en Gotemburgo

MADRID, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los contaminantes, la acidificación del pH marino, las especies invasoras, las basuras submarinas, los residuos radiactivos, el cambio climático, la industria y la industria off-shore, así como algunas actividades de exploración marina y la contaminación por fuentes terrestres, son algunas de las principales presiones a las que está sometido el Atlántico Norte, según el presidente del Convenio sobre la protección del medio marino del Atlántico nordeste (OSPAR), Víctor Escobar.

Escobar ha señalado en una entrevista con Europa Press que OSPAR tiene un programa de vigilancia y control del medio ambiente, con el objetivo último de lograr un buen estado de los océanos, por lo que realizan actuaciones para la protección de los hábitat y especies, mediante el establecimiento de áreas protegidas en las que se combinen todos los usos y actividades.

En este contexto, ha indicado que para lograr un buen estado del Atlántico norte "no vale con actuaciones sectoriales, sino que es fundamental realizar esta protección de forma integrada y sostenible en el medio marino, viendo el ecosistema como un todo".

Por ello, ha señalado que, en base al concepto de continuidad de la protección marítimo terrestre y el planeamiento marítimo espacial, OSPAR podría empezar a entrar a tomar decisiones sobre las costas, en base a la gestión integrada costera. A su juicio, la costa se debe desarrollar de una forma sostenible y con la participación de los agentes sociales.

Respecto a la modificación de la Ley de costas, para Escobar, si se trata de un instrumento que va en el sentido en que lo que requiere la sociedad, "la protección del litoral en combinación con los distintos usos sociales y económicos, entonces se va en la buena dirección".

PROTECCIÓN SOSTENIBLE DEL MAR

Además, ha defendido que España es "líder en la protección del medio marino" ya que tiene 8.000 kilómetros de costa. Pese a esto, la superficie protegida en el medio marino en España no alcanza el 1 por ciento frente, por ejemplo al 26 por ciento de la superficie terrestre en la Red Natura 2000. De aquí a 2020, se debe alcanzar un 10 por ciento de la superficie marina de áreas protegidas y el buen estado de las aguas.

En este contexto, el jefe de Área de Biodiversidad Marina del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Javier Pantoja, ha precisado que en la actualidad ya están sujetas a protección el Área Marina de El Cachucho; la Bahía de Algeciras o Estrecho Oriental y 24 lugares de la Red Natura de Canarias.

Al mismo tiempo, ha añadido que hay más de 80 Lugares de Importancia Comunitario (LIC) marítimo terrestres que se están ahora estudiando con las comunidades autónomas y se espera que algunos de estos sean a partir de ahora gestionados por el Estado en vez de por las comunidades autónomas.

Igualmente, hay 38 propuestas de zonas de especial conservación (ZEC) que salieron a información pública y que serán aprobadas "antes de verano por Real Decreto en el Consejo de Ministros". A estas, se suman las 10 áreas Indemares que pronto serán LIC y otros 16 LIC en el Mediterráneo. "Con todo ello, se espera alcanzar el objetivo de que el 10 por ciento de las aguas estén protegidas, tal y como marca la normativa europea e internacional", ha apuntado, al tiempo que confía en que "si todo va bien" esto pueda ser un hecho "el año que viene".

Esta semana se ha celebrado en Madrid una reunión en la que han participado los 15 estados que integran OSPAR (Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Islandia, Irlanda, Luxemburgo, Países Bajos, Noruega, Portugal, España Suecia, Suiza y Reino Unido) en el grupo de coordinación de vigilancia y monitorización de la Biodiversidad, donde se han estudiado distintos indicadores para medir el estado de la biodiversidad marina con el fin de que todos los países integrantes hagan sus evaluaciones de acuerdo a los mismos parámetros.

Además, la reunión de Madrid pretendía establecer un programa de seguimiento de las mejoras de la biodiversidad. Según la directora técnica de la División para la Protección del Mar de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar del Ministerio, Ainhoa Pérez, España ha cumplido con las tres primera fases de la Estrategia Marina de la Unión Europea.

La directora técnica ha explicado que en este encuentro, se han fijado los indicadores de biodiversidad para medir los efectos de algunas presiones como los contaminantes, las especies invasoras, las basuras submarinas, el ruido submarino ambiental o las prospecciones y otras actividades de explotación en el mar.

Concretamente, ha precisado que el ruido submarino, que se produce principalmente por la navegación, afecta a los cetáceos y cefalópodos, y que las prospecciones petroleras también producen distintos efectos sobre la biodiversidad. Esto es lo que se tiene que medir de la misma manera en todos los países miembro de OSPAR. A su juicio, OSPAR es el convenio más proactivo, "el que tira del resto de países e instituciones".

PROPUESTAS PARA EL ÁRTICO

Por otro lado, Escobar se ha referido a los posibles impactos de las actividades industriales en el Ártico, ya que parte de este mar está incluido en OSPAR y ha defendido el trabajo de este organismo para tratar de proteger la zona. Por ello, ha recordado que en 2010 se acordó la implantación de una serie de medidas de seguridad, por las que las actividades deben planificarse teniendo en cuenta los riesgos.

"Las actividades de Noruega y Reino Unido en el Ártico están siendo vigiladas", ha asegurado Escobar porque "este es un tema prioritario, cuando hay 700 plataformas off shore en la zona OSPAR", ha apuntado, por lo que el comité de actividades humanas de la organización está analizando las distintas presiones, como ruido, luz, aerogeneradores, arrecifes artificiales, que podrían provocar impactos en el medio marino para implantar medidas que minimicen los riesgos.

Al mismo tiempo, ha defendido la institución porque gestiona el Atlántico en su conjunto en vez de por partes ni sectores, para lograr el buen estado de su ecosistema.

Preguntado por las prospecciones petrolíferas que algunas empresas pretenden en el Ártico, Escobar ha advertido de que con los efectos del cambio climático, se podrá explotar el Ártico más fácilmente en los próximos años, por lo que ha incidido en la importancia de establecer medidas para su conservación.

Por ello, ha admitido que le gustaría y que espera que organizaciones ambientales y, en concreto Greenpeace hagan una propuesta a OSPAR sobre el Ártico "para que pueda ser considerada en la próxima reunión" que se celebrará en Gotemburgo (Suecia) a finales del mes de junio, al tiempo que ha recordado que las decisiones de OSPAR, en las que participan los estados, los sectores afectados y la sociedad civil "son vinculantes"

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies