El Ayuntamiento de Oia (Pontevedra) estudia demandarse contra la Xunta por no pagar ayudas de las riadas de 2006

Actualizado 22/10/2007 18:41:57 CET

Baiona critica el "retraso" en las obras y alerta de que no hay un cien por cien de seguridad de evitar nuevas inundaciones

VIGO, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

El alcalde del municipio pontevedrés de Oia, Alejandro Rodríguez, anunció hoy que los servicios jurídicos del ayuntamiento están estudiando la posibilidad de presentar una demanda civil contra la Xunta, ya que, pasado un año, "todavía no ha pagado" las indemnizaciones por los daños provocados por las riadas, a pesar de que se produjeron unas inundaciones que provocaron "importantes destrozos" en viviendas e infraestructuras.

En declaraciones a Europa Press, el regidor justificó esta medida en que "se ha agotado" la vía administrativa "y sólo queda la vía civil y las manifestaciones" para reclamar "el cien por ciento de las reparaciones que Touriño prometió".

Así, Alejandro Rodríguez explicó que, un año después, sólo se han abonado las indemnizaciones provenientes del consorcio de compensación y de aquéllas viviendas aseguradas. En todo caso, consideró que la Xunta "no ha pagado", ya que recordó que "se comprometió el cien por ciento y, a día de hoy, no tenemos ni el 10 por ciento".

Ante esta situación, destacó que el ayuntamiento está estudiando el reclamar por la vía judicial los daños causados por las riadas, en una denuncia que estará abierta a los vecinos, "para que se adhieran a título individual" si así lo desean".

El regidor de Oia lamentó que se está "peor que hace un año" y lamentó que el municipio "sea despreciado" por la Xunta y que atribuyó a que se trata de un ayuntamiento pequeño "y no les salen rentables conseguir estos votos".

A modo de ejemplo, reveló que el Gobierno local ha contabilizado un total de 28 puentes que sufrieron daños, "y sólo cuatro de ellos están reparados". Asimismo, reprobó que una de estas estructuras, catalogada por el departamento autonómico de Cultura, está sin arreglar "porque desde la consellería nos dijeron que no hay dinero".

MÁS DE 900.000 EUROS EN DAÑOS.

El regidor avanzó que los técnicos municipales están elaborando una cuantificación del total de los daños, cuyo importe será reclamado al gobierno gallego. De cualquier forma, ya adelantó que la suma "superará los 900.000 euros".

En cuanto a los vecinos afectados, denunció la especial situación de cinco familias cuyas casas se vieron "totalmente afectadas" y que, en dos de estos casos, sus ocupantes se encuentran en una vivienda de alquiler "que ellos mismos tienen que pagarse".

En este sentido, denunció que la Consellería de Vivenda les ofrece pagarle los gastos para reconstruir las viviendas "cuando presenten la factura", es decir, una vez que hayan realizado ellos las obras. Al respecto de esta situación, el alcalde alertó del hecho de que estos vecinos "no tienen dinero para asumirlas".

Por estos motivos, consideró que "hay que ser más serios" porque se trata de gente "que perdió su casa y no tiene nada". Ante el estado en que se encuentran, pidió a la Xunta que "facilite" la tramitación de las ayudas a los perjudicados.

CASOS DE LOS AFECTADOS.

Uno de los afectados, José Salinas, que sufrió daños en su domicilio y en la estación de servicio de Viladesuso, de la que es propietario, explicó que la cocina y el baño se vieron afectadas por las riadas.

No obstante, criticó que la Consellería de Vivenda "sólo" les pagan "una silla, un plato y un cubierto por persona" con un importe máximo de 6.000 euros que, en caso de vecinos más perjudicados que él, "no les llega a nada", por lo que afirmó parecerle todo esto "un cachondeo".

Asimismo, también denunció que "los sofás y los televisores no entran" en los pagos de las ayudas y reprobó que sólo se den por lo que la Administración considera enseres de primera necesidad.

Sin embargo, los mayores daños que sufrió este vecino estuvieron en la gasolinera de su propiedad "donde hace un año había hasta un metro de barro piedras y leña".

En este caso, afirmó que, una vez que el seguro le indemnizó, se vio obligado "a pedir un crédito de 35.000 euros" para comprar nuevas máquinas y hacer mejoras. No obstante, reprochó que todavía esté esperando a que Industria le pague, a posteriori, las ayudas en este concepto.

Asimismo, criticó la postura de la Consellería de Política Territorial porque "no realiza una obra en el alcantarillado" próximo a la estación de servicio y que "está presupuestada en 2.000 euros".

RETRASOS DE OBRAS EN BAIONA.

Por su parte, el alcalde de Baiona, Jesús Vázquez Almuiña, afirmó que, en le caso de Sabarís y Baiona, las obras en infraestructuras se están realizando, pero criticó "el retraso" con el que, según él, se acometen, ante la posibilidad de que lleguen las lluvias y vuelva a ocurrir un nuevo episodio.

Así, aseguró que hoy comenzará la fase final de la ampliación del cauce del Río Groba, actuación que realizará Medio Ambiente y que, según calculó, "se prolongará unos ocho o diez días" y hará necesario un corte en el tráfico de Sabarís.

Además, explicó que esta semana se reunirán con responsables de la Xunta para tratar, entre otras cuestiones, "algunos flecos" en las obras realizadas por Política Territorial, entre las que destacó las realizadas en el Camiño das Monxas, la zona más afectada por las inundaciones en Sabarís.

"Hoy estamos mucho mejor que hace un año", admitió, al tiempo de que advirtió de que "todavía no hay el 100% de seguridad de que no se vuelva a repetir lo del pasado año".

Así, destacó que el ayuntamiento demandará que se actúa "a medio y largo plazo" sobre los tramos inicial y medio del río, y no sólo en la ampliación del cauce en la fase final. Asimismo, pedirá que se realice un estudio sobre la pertinencia de construir una presa que regule el caudal.

Asimismo, Vázquez Almuiña destacó que demandará la Xunta "que subvencione al 100%" a los perjudicados. Según explicó, de estos expedientes, el ayuntamiento tramitó unos 125 aunque a título individual se realizaron más solicitudes.

PENDIENTES DE COBRAR TRES FAMILIAS CON CASAS DESTROZADAS.

En esta línea, Vázquez Almuiña recordó que, a consecuencia de las riadas, "hubo cuatro familias" cuyas casas quedaron destrozadas. Según destacó las obras de sus casas, ya finalizadas "las asumieron ellos con el compromiso de que luego Vivenda las iba a pagar". En este sentido, destacó que, "por ahora, sólo una ha cobrado y las otras tres están pendientes".

Por su parte, Andrés Iglesias, vecino de Sabarías, cuya casa se vio afectada por las inundaciones, denunció que las obras de ampliación de cauce "dejan a algunos peor de lo que estaban" puesto que "la carencia de muros de contención en la parte alta del río hace posible que, con dos días de lluvias, las casas de la zona vuelvan a tener problemas".

A pesar de que en su caso, afirmó que no tuvo problemas para costear los arreglos por su cuenta, aseguró que es "conciente" de que "el resto tiró de su bolsillo como pudo y hubo quien tuvo que hipotecarse".

Finalmente, denunció la "rigidez y exceso" de burocracia de la Administración puesto que, según criticó, "para ellos la documentación siempre está incompleta y hubo que remitir algunas hasta tres y cuatro veces".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies