Brasil no encuentran señales de un derrame de crudo en Espirito Santo

Actualizado 18/05/2012 11:27:25 CET

BRASILIA, 18 May. (Reuters/EP) -

Las autoridades brasileñas no han encontrado señales de un derrame de crudo frente a las costas del estado de Espirito Santo, después de investigar las denuncias ciudadanas y de los medios de comunicación locales.

La petrolera estatal Petrobas, la Agencia de Protección Ambiental de Brasil (IBAMA) y la Armada iniciaron una investigación el jueves para localizar el derrame que supuestamente se había producido en la plataforma de explotación P-57, en el campo Jubarte.

Tras horas de rastreo con barcos y aeronaves, Petrobas ha informado de que "la verificación en el lugar ha confirmado la normalidad de las operaciones" y de que "todos los sistemas de control frente a las costas de Espirito Santo están operando con normalidad".

El diario 'Folha' publicó que algunos de los trabajadores que regresaban a sus hogares después de culminar su jornada laboral habían asegurado que había una mancha de petróleo de casi un kilómetro de longitud en el océano.

Además, parece que la propia Petrobas informó el pasado miércoles a la agencia de protección al medio ambiente de Brasil, IBAMA, de un problema en la plataforma P-57, aunque este dato no ha sido confirmado por la petrolera estatal.

Un líder del sindicato que representa a los trabajadores de la P-57 ha indicado a la agencia de noticias Reuters que se podría haber producido un pequeño derrame que podría haberse dispersado antes del comienzo del operativo.

"Es casi imposible imaginar que Petrobras habría informado a la IBAMA de algo si a menos que hubiesen visto petróleo en el agua", ha dicho Valnisio Hoffman, del sindicato Sindipetro de Espirito Santo.

El pasado mes de noviembre, un derrame en el campo Frade, ubicado al sur de Jubarte, alentó demandas civiles en busca de una compensación millonaria por daños y cargos criminales contra Chevron, que opera el yacimiento; Transocean, su contratista que realiza las perforaciones; y 17 de los empleados de ambas compañías.

Chevron y sus socios en el yacimiento decidieron cerrar la producción en Frade después de que se detectaron nuevos derrames en marzo. Frade produjo 64.000 barriles de petróleo por día en febrero.