El cierre de nucleares alemanas costará más de 33.000 millones

Actualizado 30/05/2011 19:59:56 CET

MADRID, 30 May. (EUROPA PRESS) -

El cierre de las centrales nucleares alemanas tendrá un coste de más de 33.000 millones de euros, según ha indicado el Foro de la Industria Nuclear Española que subraya que la decisión anunciada este lunes por el Gobierno alemán del cierre de sus 17 centrales nucleares en 2022 está basada en "razones políticas y coyunturales".

Asimismo, señala que la producción de las 17 centrales nucleares alemanas ha supuesto en 2010 el 23 por ciento de la producción de electricidad. Además, advierte de que la sustitución de la electricidad generada en las nucleares será reemplazada con un incremento de importación de electricidad de los países vecinos y mayor consumo de carbón.

Por otro lado, explica que la potencia total de las nucleares alemanas es de 21.517 MW (la potencia eléctrica nacional es de 165.859 MW), generando al año 140 TWh de electricidad (621 el conjunto del mix eléctrico alemán).

Además, las siete centrales nucleares paradas de forma provisional tras Fukushima y afectadas por la decisión adoptada este lunes, representan del orden del 30 por ciento de la producción nuclear alemana. El coste de este cierre representa aproximadamente 10.000 millones de euros, según los datos de la patronal eléctrica alemana.

Igualmente, asegura que el cierre prematuro de las centrales nucleares tendrá consecuencias de orden económico, debilitará la industria alemana, incrementará las emisiones de C02, y será una carga para el consumidor que verá su factura de electricidad incrementada.

La presidenta de Foro Nuclear, Mª Teresa Domínguez, ha asegurado que "la decisión no puede ser trasladada a otros países por su carácter coyuntural, la situación geográfica de Alemania, su capacidad de interconexiones en la red y la existencia de recursos naturales propios (carbón). Con la base sólida y tecnológica alemana y su enorme experiencia nuclear es de esperar que esta decisión sea reversible y no definitiva".

Finalmente, ha apuntado que "en los últimos años, la política energética alemana ha sufrido importantes modificaciones y puede que esta decisión se vuelva a replantear teniendo en cuenta los retos energéticos, ambientales y económicos".