Detienen dos proyectos de macrogranjas en Zamora por la presión vecinal, que recela de riesgos ambientales asociados

Publicado 24/11/2017 18:20:03CET

   MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El proyecto de macrogranja de más de 2.000 cerdas de cría que preveía instalarse en las lagunas de Villafáfila (Zamora) ha desistido de establecerse en la zona a consecuencia de las firmas presentadas por los vecinos en su contra por las posibles riesgos ambientales asociados.

El alcalde de Villafáfila, José Ángel Ruiz, ha confirmado a Europa Press el desistimiento de la empresa porcina de origen catalán después de que los vecinos presentaran firmas en contra de la instalación de este proyecto en la localidad, que alberga uno de los humedales para las aves más importantes de Europa y que está declarada Zona de Especial protección para las Aves y Zona de Especial Conservación.

   "El viernes pasado la empresa desistió del proyecto previsto en el polígono 1. Ya no lo van a hacer y no hay ningún otro proyecto previsto en el municipio", ha indicado.

   Sin embargo, en el pueblo vecino, Cerecinos de Campos, hace meses comenzaron las obras para otra macrogranja de cerdos, aunque esta vez, sin la licencia final. Europa Press ha tratado de ponerse en contacto con el Consistorio sin éxito, aunque según informa Cadena Ser, el Ayuntamiento ha decretado este mismo viernes el paro de las obras.

   Los vecinos también en este pueblo están recogiendo firmas en contra de la instalación del proyecto y los contrarios a la macrogranja celebrarán a las 20.00 horas de este viernes una asamblea para exponer los riesgos ambientales asociados al proyecto para los acuíferos, las tierras e incluso para la salud de la población.

   Según ha denunciado SEO/BirdLife, España vive una "burbuja" de demanda de cerdo y sus derivados en el mercado nacional pero especialmente en el internacional, sobre todo en países como China, lo que está motivando un aumento del número y tamaño de granjas de porcino, así como de su tamaño.

   Si bien, advierte de las "graves repercusiones" de esos proyectos sobre todo por el uso intensivo que hacen del agua, la mala gestión de los purines y la consiguiente contaminación por nitratos del suelo y, por ende, de los acuíferos y otras masas de agua, pero también por el uso intensivo de suelo agrícola y la pérdida de la ganadería tradicional como el ovino.

   La ONG denuncia la gravedad de la situación en concreto en Castilla y León o Aragón, donde proliferan los permisos para instalar macrogranjas.

   Desde la consejería de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León han informado a Europa Press que la cabaña porcina de la comunidad autónoma es de 3,8 millones de cerdos, al tiempo que las estadísticas del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente apuntan a una progresiva regresión del ovino.

   En 2016 se publicaron en el Boletín Oficial de Castilla y León en torno a 100 autorizaciones de granjas, diez de ellas en Zamora y ha añadido que en lo que va de este año se han anunciado 100 nuevos proyectos, con unas 60 resoluciones de autorización. En los Boletines oficiales de las Provincias respectivos figuran hasta 115 proyectos, de los que 38 se han proyectado en Salamanca; 36 en Soria; 13 en Segovia; 9 en Burgos; 7 en León; 6 en Valladolid; 3 en Zamora; 2 en Ávila y 1 en Palencia.

   Si los datos se comparan con los de Aragón, aunque esta comunidad autónoma tiene una menor extensión, en el Boletín oficial de la comunidad figuran 100 proyectos en 2016 y hasta un total de 105 en los boletines oficiales de la provincia. Estos proyectos se localizan: 24 en Zaragoza, 62 en Huesca y 19 en Teruel.