Ecoembes y SEO/BirdLife ponen nombre al abandono de residuos en la naturaleza y llaman a combatirla: "basuraleza"

Ecoembes y SEO/BirdLife lanzan el término 'Basuraleza'
EUROPA PRESS
Actualizado 02/03/2018 11:00:20 CET

   MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Ecoembes y la ONG SEO/BirdLife han puesto nombre en castellano al abandono de residuos y basura en la naturaleza con el objetivo de facilitar la comprensión de este problema "global" que afecta a las especies, sus hábitat terrestres y marinos, pero también a la salud humana.

   Se trata de 'Basuraleza', el nuevo término propuesto con el en el marco de su proyecto conjunto Libera con el quieren llamar la atención sobre esta cuestión, precisamente ante la celebración este sábado del Día de la Naturaleza o el Día de la Vida Silvestre.

   El responsable del área Social de SEO/BirdLife, Federico García, ha advertido de que la "basuraleza" es un problema global que causa "interacciones a nivel planetario" y que la cuestión no se limita a la isla de plástico del Pacífico o a una escombrera, sino que "cada colilla, cada papel de alumino" o cada envoltorio que se abandona en el medio ambiente, puede tener "efectos directos" en la degradación o destrucción del hábitat.

   Además, ha añadido que las consecuencias son también indirectas, ya que la presencia dispersa de basuraleza en "casi cualquier ambiente" puede convertirse en una fuente de contaminación difusa, a menudo invisible, pero de "consecuencias impredecibles a gran escala".

   Por ejemplo, ha indicado que una buena parte de aves marinas muere a consecuencia de la ingesta de peces que contienen plásticos o microplásticos, lo que le lleva a pensar que algunas de esas especies pesqueras afectadas por basuraleza también pueden terminar en el plato a la hora de comer.

   En ese sentido, ha subrayado que la 'basuraleza' es un vector de transmisión de enfermedades y puede llegar a afectar a especies en estado crítico como la tortuga boba, la foca monje o el oso marino ártico, porque "hasta allí llega" el asunto, pero también a los pequeños salmonetes de roca.

   De hecho, ha explicado que en el mar, el 40 por ciento de la basura son envases, el 11 por ciento microplásticos --que se encuentran en productos de belleza, en la pasta de dientes o en los tejidos sintéticos--, pero también redes, cuerdas, o colillas. De este modo, ha señalado que de los ocho billones de colillas que se tiran solo en Australia, cuatro se quedan en la naturaleza.

RODEADOS DE 'BASURALEZA'

   La cuestión no se queda solo en los ecosistemas marinos, según ha explicado Federico García, sino también al medio terrestre donde, según advierte, hay zonas del planeta que tienen de cuatro a 23 veces mayor concentración de 'basuraleza' que en el medio marino.

   Por ello, asegura que el término pretende evidenciar un problema global para la flora y la fauna.

   Al respecto, la directora de Comunicación y Marketing de Ecoembes, Nieves Rey, ha calificado el problema de "catástrofe ambiental de dimensiones abrumadoras que afecta, no solo a la flora y la fauna, sino también al ser humano".

   Sin embargo, ha reconocido que en el marco del proyecto Libera, que el próximo mes de junio cumplirá un año de iniciativa con SEO/BirdLife para erradicar el abandono de residuos en la naturaleza, ambas entidades se dieron cuenta de que los ciudadanos no entendían bien el problema, ni el término anglosajón, 'littering' con el que lo estaban designando, pero tampoco la Real Academia de la Lengua tiene un término para su definición.

   Rey ha precisado que, precisamente ante esta realidad, las partes se pusieron a pensar y a consultar a expertos, investigadores especializados en biodiversidad y, de manera conjunta han llegado a la solución. "Si no hay un término para expicarlo, vamos a superar el reto de informar a la opinión de la envergadura del problema como parte de la solución", ha apostillado, al tiempo que no descarta que algún día el término pueda llegar a estar tan extendido que la RAE lo llegue a incluir en el diccionario.

   En definitiva, 'basuraleza' significa: "residuos generados por el ser humano y abandonados en la naturaleza". En su segunda acepción, basuraleza se define como "el conjunto de elementos generados por el hombre que alteran el equilibrio de los ecosistemas" y en tercer lugar, "agente del cambio global que afecta a las especies y a los espacios".

   Con esa base, tanto Rey como García quieren "radiografiar" esta 'basuraleza' y defienden que pese a todo, el problema tiene "solución". El técnico de SEO/BirdLife ha apelado a los ciudadanos y a las administraciones a "que no pase como con el cambio climático". "No nos paremos en discutir si es o no un problema. La basuraleza es basura en la naturaleza y no hay duda de que esto es un problema. Debemos saber que todos podemos trabajar en la solución", ha sentenciado.

   En esa línea Ecoembes y la ONG trabajan en el proyecto Libera que mediante la "ciencia ciudadana" voluntaria permite "liberar" de basura la naturaleza y caracterizarla. Precisamente, Rey ha reflexionado que durante la campaña 1m2 por los montes celebrada en 2017 "lo más abundante entre la basuraleza recogida" eran colillas, "en un país tan afectado por los incendios".

   A través de las acciones 1m2 por la naturaleza; 1m2 por las playas; 1m2 por los mares del proyecto Libera se registraron hasta 15.000 tipos diferentes de basura. A lo largo del desarrollo del proyecto, ha participado un total de 10.000 ciudadanos, en 400 puntos, que han recogido 60 toneladas de basura entre 200 colectivos y con la colaboración de 17 consejerías autonómicas de Medio Ambiente.

Finalmente, han anunciado que la siguiente acción de Libera será '1m2 por los ríos' que se celebrará entre el 12 y el 18 de marzo en 60 puntos de ríos de toda España y piden colaboración ciudadana. "Cada persona cuenta. Cada acción cuenta. La solución a este problema no solo es necesaria sino también es factible", ha concluido Rey.