Ecologistas en Acción y Greenpeace piden a los ciudadanos que "soliciten información" sobre el estado de Garoña

Actualizado 17/06/2007 14:58:02 CET

LOGROÑO, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los colectivos Greenpeace y Ecologistas en Acción anunciaron hoy que han lanzado una 'ciberacción' para animar a la ciudadanía a "ejercer el derecho a la información ambiental" y para que se solicite al Consejo de Seguridad Nuclear información sobre el estado de seguridad de la central nuclear de Santa María de Garoña.

Según explican en un comunicado, el texto de la 'ciberacción', al que se puede acceder desde las webs de ambas organizaciones, está dirigido a la presidenta del Consejo de Seguridad Nuclear, y en él se señala que "tanto Nuclenor como el CSN han informado a los medios de comunicación que en los últimos años se han venido haciendo estudios sobre el estado en que se encuentran los diferentes sistemas de la Central Nuclear de Santa María de Garoña".

Añade que "la finalidad de estos estudios es realizar una evaluación sobre el estado general de la seguridad de la central y, en particular, sobre los sistemas claves para garantizar la seguridad".

Por ello, y acogiéndose al derecho "a la información sobre temas de protección ambiental, amparado por las leyes españolas y europeas", se reclama al CSN información sobre si se ha revelado estas inspecciones y estudios alguna disminución de los niveles de seguridad habituales; cuál es el estado de la contención de la central".

También se pide información sobre "el estado del sistema de protección contra incendios, el estado actual del barrilete, el estado de las penetraciones de la vasija; y, finalmente, sobre qué partes del circuito primario están aquejadas de corrosión".

Desde Greenpeace y Ecologistas en Acción se afirma que "los hechos demuestran continuamente que la seguridad de Garoña está seriamente degradada, tanto por problemas técnicos como por los fallos derivados de la deficiente cultura de seguridad del operador, Nuclenor".

"Su funcionamiento entraña un riesgo inaceptable para la seguridad pública y el medio ambiente. Además, su aportación eléctrica es prescindible, con menos de 1,4% del total nacional en 2006, y está más que compensada por la producción del régimen especial, renovables y cogeneración", explican.

Consideran que "es innegable que la central nuclear de Garoña sufre serios problemas de seguridad, reconocidos por el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), por mucho que éste trate de minimizar su importancia".

Señalan, por último, que "existe un problema creciente de agrietamiento múltiple por un fenómeno de corrosión, que afecta gravemente a una serie de componentes de la vasija del reactor, la cual alberga el combustible de uranio, y que es, por así decirlo, el verdadero corazón de la central nuclear".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies