Ecologistas recurrirán la orden de prórroga de Garoña

Actualizado 03/07/2012 15:41:31 CET

MADRID, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

Greenpeace y Ecologistas en Acción recurrirán la orden del Ministerio de Industria, Energía y Turismo por la que revocan parcialmente la orden que acordaba el cierre de la Central Nuclear de Santa María de Garoña el 6 de julio de 2013 y consideran "temerario" que continúe funcionando.

Así, la responsable del área de Energía y de Centrales Nucleares de Greenpeace, Raquel Montón, ha anunciado a Europa Press que recurrirán la orden del Gobierno por "ignorar" tanto las alegaciones presentadas como a la Administración del Estado que "está defendiendo la ratificación del cierre en el Tribunal Supremo"; y por "hacer caso omiso de las indicaciones de la Comisión Europea --que en la reforma para la estabilidad de España 2012-2015 indicaba que el déficit tarifario se ha visto favorecido por una compensación excesiva de algunas infraestructuras como las centrales nucleares--".

Según ha apuntado, en España hay "sobrecapacidad" de centrales térmicas y eléctricas paradas y, por tanto, considera "totalmente innecesario por cuestión de seguridad de suministro reabrir las nucleares". Además, ha añadido que "no mejora la dependencia energética española porque el combustible, el uranio enriquecido, se tiene que importar".

"Es totalmente innecesario, arriesgado y no mejora nuestra competitividad ni disminuye el precio de la factura eléctrica en España. Vamos a pagar el mismo precio por el kilovatio producido en Garoña que por el producido por un molino eólico", ha remarcado.

En este sentido, ha indicado que la decisión de revocar parcialmente la orden que establecía el cierre de Garoña es peligroso pues supone "no aprender las lecciones de Fukushima" y "sólo va a beneficiar a las compañías propietarias que se embolsarán unos 1.000 millones de euros en estos seis años de prorroga".

Además, ante la anunciada reforma del sector eléctrico, Greenpeace propone aprobar un calendario para el abandono de las energías sucias, eliminar las subvenciones a los combustibles fósiles y la energía nuclear, internalizar los costes externos e incorporar la planificación energética a largo plazo.

Por su parte, el portavoz de campañas antinucleares de Ecologistas en Acción, Paco Castejón, ha señalado, en declaraciones a Europa Press, que permitir la ampliación de la vida útil de la instalación, es "ponerse al servicio de la industria nuclear e ir contra los tiempos", más aún, después del accidente de Fukushima cuyo reactor número uno --"que sufrió el accidente estando en mejores condiciones"-- es, según ha apuntado, "idéntico al de Garoña".

"El Gobierno, en lugar de tomar nota, da un paso atrás y decide anular la que ya era pacata orden de cierre en 2013, porque nos parece una temeridad mantener esa central en funcionamiento ni un minuto más", ha subrayado.

Además, ha apuntado que el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha tenido "una postura demasiado tibia" con la central de Garoña al introducir el concepto de "autorización condicionada" que otorga permiso técnico para que la central siga funcionando si se realizan una serie de mejoras.

"Si la central está en condiciones de funcionar, no cabe exigirle ninguna mejora y, si no lo está, hay que paralizarla inmediatamente y no permitir que funciones ni un minuto más", ha insistido, al tiempo que ha señalado que esta es solo una de la "serie de malas noticias" que, a su juicio, el Gobierno va a dar en materia energética.