Ecologistas suspenden a Barroso por descuidar las políticas medioambientales

Actualizado 03/07/2012 14:59:02 CET

BRUSELAS, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los principales grupos ecologistas, entre ellos Greenpeace, Birdlife y WWF, han publicado este martes un informe en el que suspenden al Ejecutivo comunitario que dirige José Manuel Durao Barroso por descuidar las políticas medioambientales en las acciones impulsadas durante su segunda legislatura.

El llamado 'Green 10' señala especialmente las reformas en materia de agricultura y pesca que está impulsando Bruselas y critica que no han sido suficientes para frenar graves problemas como la sobrepesca, la contaminación por pesticidas de aguas y alimentos o la extinción de plantas y animales.

En el examen a los dos años y medio de la segunda legislatura de la Comisión de Barroso, las ONG lamentan la "falta de valentía" de Bruselas para plantear cambios legislativos que permitan una "nueva economía sostenible" y les acusa de optar por acciones "a corto plazo en lugar de buscar soluciones a largo plazo para la salud de las personas y el planeta".

"A pesar a las alentadoras declaraciones sobre la necesidad de una economía inteligente, inclusiva y sostenible, la Comisión ha fallado hasta ahora en aprovechar el potencial de políticas medioambientales para crear empleo, mejorar la salud y reducir el uso de energías y recursos", dice en un comunicado el grupo de organizaciones ecologistas.

También acusan a los grupos lobistas de presionar y "mover hilos" para rebajar los avances y producir políticas "inadecuadas".

En una rueda de prensa posterior a la publicación del informe, el portavoz de Medio Ambiente de la Comisión Europea, Joe Hennon, ha rechazado las críticas de las organizaciones ecologistas y defendido los esfuerzos de Bruselas para integrar de manera horizontal la protección del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático en sus distintas carteras.

A juicio de Hennon, el análisis de la coalición 'Green 10' ofrece conclusiones "superficiales" y no ha tenido en cuenta propuestas de Bruselas como el llamado 'greening' para condicionar a partir de 2014 un 30 por ciento de las ayudas agrícolas de la UE a esfuerzos 'verdes'.

Por su parte, el portavoz de Barroso, Olivier Bailly, ha apuntado el "inmovilismo" de los Estados miembros frente a las acciones de la Comisión Europea y ha instado a las ONG a reconducir sus críticas hacia los gobiernos nacionales.

"La Comisión Europea no tiene que recibir lecciones en la lucha por el medio ambiente, aunque siempre se puede avanzar (*). Preferiríamos ver a las ONG actuar contra el inmovilismo de algunos Estados miembros para que esas políticas (medioambientales) sean también las de los países", ha asegurado.