El Ejército y la UME volverán a vigilar los montes gallegos tras el resultado "exitoso" de este verano

Actualizado 22/10/2007 16:20:07 CET

La presencia tres meses de las Fuerzas Armadas supuso a las arcas gallegas un millón de euros y la Unidad Militar no acarreó costes

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

El dispositivo de prevención y lucha contra los incendios forestales en Galicia volverá a contar en la campaña del próximo año con la colaboración del Gobierno central, tras el resultado "exitoso" que supuso este verano la presencia disuasoria y de vigilancia en los montes gallegos del Ejército, efectivos de la Unidad Militar de Emergencia (UME), además de la Guardia Civil y Policía Nacional y que supuso concluir la época de alto riesgo con 1.073 incendios y 1.989 hectáreas ardidas, frente a las 82.000 arrasadas en doce días de agosto en 2006.

La confirmación de que la Administración central reeditará el convenio de colaboración con el Gobierno gallego en esta materia de prevención y lucha contra los incendios forestales --único en esta materia que existe con una Comunidad autónoma-- fue trasladada hoy por el subsecretario del Ministerio de Interior, Justo Zambrana a los conselleiros de Presidencia y Medio Rural, José Luis Méndez Romeu y Alfredo Suárez Canal, respectivamente, en la reunión celebrada en Santiago de Compostela del Comité Integrado de Prevención de Incendios Forestales en Galicia para evaluar la campaña de 2007, cuyos resultados fueron calificados por todos ellos de "exitosos" y de "razonablemente satisfactorios".

Precisamente, ambos conselleiros habían trasladado en esta reunión la petición del Gobierno gallego de contar de nuevo con el Ejército, la UME y demás fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado en la campaña contraincendios del próximo verano. "Nos trasladaron esta voluntad de la Xunta y se ha aceptado la propuesta", anunció Zambrana a los medios de comunicación.

PRESENCIA DEL EJERCITO, UN MILLON DE EUROS.

No obstante, adelantó que puede haber alguna "modificación" en el convenio futuro con respecto al de este año, que supuso un gasto a las arcas autonómicas de un millón de euros sólo para costear la presencia del Ejército durante tres meses de verano "por su contribución a un servicio específico" y que limitó, sobre todo, a cubrir "gastos de funcionamiento, dietas...".

En todo caso, aclaró que no supuso ningún gasto a la Comunidad gallega la presencia este verano en Marín de un centenar de efectivos de la Unidad Militar de Emergencia (UME) de la base de León.

En cuanto a las modificaciones del convenio a reeditar, avanzó que puede implicar alguna "mejora" en cuanto a la presencia de agentes de la Guardia Civil y evitó dar más detalles hasta que estos se analicen en reuniones previas en primavera del Comité Integrado.

De cualquier forma, Zambrana consideró que lo importante es que se repita esta coordinación entre ambas Administraciones que Méndez Romeu definió de "óptima" y "excelente" y que a diferencia del año de la crisis incendiaria se puso en marcha en "tiempo y forma", según admitió Suárez Canal, en referencia a que en 2006 se puso en marcha en agosto en plena ola incendiaria.

"A quien madruga, Dios le ayuda", así resumió el subsecretario del Ministerio de Interior, Justo Zambrana, quien recordó que este año este comité se activo antes del inicio de la campaña de verano, y por tanto, de los meses del alto riesgo con un refuerzo importante de medios aéreos y de personal de los ministerios de Interior, Defensa y Medio Ambiente.

En todo caso, Zambrano aseguró que en la crisis incendiaria de agosto de 2006 hubo una respuesta "buena y satisfactoria" en cuanto a medios por parte de la Administración central para resolver la "situación grave" que padeció Galicia con 82.000 hectáreas de monte calcinadas en doce días y más de 1.000 núcleos de población amenazados por las llamas.

De todos modos, insistió que la respuesta fue "adecuada" y la coordinación "fue buena", aunque matizó que este tipo de actuaciones esta labor es "siempre mejorable".

EFECTO DISUASORIO Y LAS CONDENAS "SUFICIENTES"

Precisamente, Suárez Canal destacó que la vinculación de la presencia disuasoria del Ejército este año desde el inicio de la campaña --en 2006 se solicitó en plena crisis-- junto a la de efectivos de fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado para la reducción "muy significativa" de la actividad incendiaria.

En esta misma línea, Zambrano destacó que la mayoría de las 162 detenciones de presuntos incendiarios en lo que va de año hasta septiembre se produjo en la primera parte de la campaña de verano, lo que lo vinculó al "efecto disuasorio" de contar con este despliegue de efectivos en los montes gallegos, al tiempo que a la mayor "concienciación" ciudadano que admitió que tuvo como "punto de inflexión" la ola de fuegos de agosto de 2006.

En cualquier caso, el subsecretario del Ministerio de Interior rechazó condenas "más represivas" para los autores de incendios forestales, ya que consideró "suficiente" lo establecido por ley en materia de delitos ecológicos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies