Entra en vigor la Ley de medidas urgentes para paliar los efectos de la sequía en Duero, Júcar y Segura

HOCES DEL JUCAR
JCCM - Archivo
Publicado 07/03/2018 17:34:03CET

   MADRID, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

   La primera norma con rango de Ley de 2018, por la que se adoptan medidas urgentes para paliar los efectos producidos por la sequía en determinadas cuencas hidrográficas y que modifica el texto refundido de la Ley de Aguas, ya está en vigor, según se establece en el texto sancionado por el Rey y publicado este miércoles por el Boletín Oficial del Estado.

   El texto tiene como finalidad paliar la situación que de pertinaz sequía hidrológica que está afectando al normal desarrollo de los cultivos de secano y también a los de regadío en las zonas de las demarcaciones hidrográficas del Júcar, Segura y Duero, aunque también atenderá a la actual situación en el Guadalquivir, después de que la confederación hidrográfica solicitara al Gobierno a finales de diciembre de 2017 la aprobación de un Real Decreto de Sequía en esta demarcación, al estar en situación técnica de alerta por sequía.

   Algunas de las medidas afectan también a los regantes y a las explotaciones dependientes de la Mancomunidad de los Canales del Taibilla, ya que otro de los objetivos de la Ley paliar el desequilibrio económico producido a esta mancomunidad así como a los abastecimientos de Almería en la parte que se suministran mediante el trasvase Tajo-Segura, debido al uso de recursos no habituales.

   En todas ellas, a 6 de marzo la situación insuficiente de agua embalsada para atender la demanda de riego, por la reducción de precipitaciones que ha afectado a las reservas en los acuíferos que proporcionan el agua de riego.

   Además, el texto expone que las extremadas condiciones climáticas que padece el sector agrario en estas zonas amenazan la viabilidad económica de muchas explotaciones y su propia pervivencia como unidades productivas, lo que afectaría seriamente a la economía de las comarcas agrarias y al desenvolvimiento de otros sectores de actividad económica relacionados con la agricultura.

   La ley contempla medidas de apoyo, ayudas para los titulares de las explotaciones agrarias situadas en estas demarcaciones en el presente año agrícola o que hayan sufrido pérdidas de producción bruta en los cultivos o en los aprovechamientos ganaderos de, al menos, un 20 por ciento de la producción normal en zonas desfavorecidas, y de un 30 por ciento en las demás zonas, de conformidad con los criterios de la Unión Europea.

   También incluye exenciones o reducciones en el pago de algunas cuotas de la tarifa de utilización del agua y del canon de regulación; las aportaciones relativas a los gastos fijos y variables de funcionamiento de la tarifa de conducción de agua; exenciones en el pago de cuotas de seguros sociales o se considerará causa de fuerza mayor los despidos, reducciones de jornada, etcétera, de situaciones provocadas por este descenso de la producción por la sequía.

   Del mismo modo incluye reducciones fiscales para las explotaciones y actividades agrarias o la exención del Impuesto de Bienes Inmuebles de naturaleza rústica y se solicitará a las autoridades europeas un anticipo de los pagos de la Política Agrícola Común. Asimismo, se ofrecen prestamos de mediación del Instituto de Crédito Oficial.

   Finalmente, entre otras de las medidas aprobadas, la Ley establece que el Gobierno creará Fondo Extraordinario de lucha contra la sequía que se dotará con una aportación patrimonial de 1.000 millones de euros.