Un experto dice que la sociedad no percibe "la gravedad de la amenaza" de la desertificación

 

Un experto dice que la sociedad no percibe "la gravedad de la amenaza" de la desertificación

Actualizado 17/06/2007 15:32:52 CET

Afirma que España es el quinto consumidor mundial per cápita de agua, un recurso que se debería ahorrar "mucho más" Asegura que la desertificación es "grave" en España pero "dramática" en África, lo que conlleva el "drama" de las migraciones ilegales

VALENCIA, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Sociedad Europea de Conservación de Suelos y director del Centro de Investigaciones sobre Desertificación (CIDE), José Luis Rubio, indicó hoy que el de la desertificación es "quizás" el problema ambiental más grave que existe en España, un proceso "insidioso y solapado que va actuando paulatinamente" pero del que la sociedad no tiene conciencia y no percibe "la gravedad de la amenaza".

En este sentido, Rubio señaló a Europa Press que la desertificación se visualiza en nuestra sociedad "como algo lejano en el tiempo en el espacio", como "un problema africano o que no llegará", pero que sin embargo, "es un proceso insidioso y solapado que va actuando paulatinamente" aunque "sólo es muy visible" en algunas situaciones catastróficas como inundaciones, colapso de laderas o sequías muy acentuadas.

Este experto, premio Jaime I de Protección Ambiental en 1996, manifestó que España es el país más afectado por desertificación en Europa, porque es el más árido, y tiene en el Sur, Sureste, Este y parte del Centro sus zonas más afectadas. Al respecto, explicó que hay entre un 5 y un 7 por ciento del territorio "irreversiblemente perdido"; alrededor de un 30 por ciento "con situaciones graves de desertificación" y hasta un 65 por ciento con procesos "apreciables" de desertificación. En conjunto, dijo, "son dos tercios del territorio los que se ven afectados por este proceso".

La desertificación, señaló, tiene "múltiples" consecuencias y repercusiones. Así, influye en el suelo, que "pierde su capacidad de ser soporte de producción agraria y del paisaje, de regular los recursos hídricos y de ser base de semillas", además de perder capacidad de amortiguar lluvias torrenciales.

ESPAÑA, ENFERMA POR FALTA DE AGUA

En su opinión, el territorio español se encuentra "enfermo", pero su patología tiene un diagnóstico y unas posibilidades de actuación. "Es un enfermo que puede recuperarse, pero es preciso una voluntad decidida de la sociedad por percibir la gravedad del proceso y una actuación activa a nivel social e individual".

Respecto a la falta de agua, Rubio comentó que los consumos de este recurso "siguen imparables" y que se han "sextuplicado" desde los años 50, hasta convertir a España en el quinto consumidor mundial per cápita de agua. En este sentido, comentó que en el agua "tenemos la asignatura pendiente de ahorrar mucho más, de desarrollar nuevas tecnologías" y de lograr la eficiencia. Así, dijo, "hay un enorme campo de actuaciones en reciclaje, reutilización y utilización con mayor eficacia, y hay que actuar a nivel de conducciones, de uso agrícola, doméstico o industrial".

Preguntado por la posibilidad de realizar trasvases entre cuencas o construir desaladores, señaló que se debería actuar con los recursos disponibles y dejar estas actuaciones "para situaciones extremas puntuales".

FUTURO MÁS ÁRIDO Y HOSTIL

Para este experto, el futuro es "muy preocupante" y nada halagüeño. Al respecto, comentó que la amenaza de desertificación, el cambio climático y la "escasez" de recursos hídricos, "nos confronta a un futuro que será probablemente más árido, inhóspito y hostil".

Rubio indicó que la situación de desertificación es "grave" en España pero "dramática" en el Norte de África y otros países del continente negro, que pierden sus condiciones de subsistencia, lo que implica "desplazamientos forzados y el drama de las migraciones ilegales que vemos día a día".

Por último, destacó la próxima puesta en marcha del Programa Nacional de Lucha contra la Desertificación, que "ha tardado muchos años", y que se convertirá en el marco general de todas las actuaciones, desde la vertiente legislativa, económicas o científicas, entre otras, a adoptar en este campo.

Se trata, dijo, de un programa "importantísimo", aunque no "la panacea". Hará falta, en su opinión, un desarrollo particularizado por zonas y la mentalización de la sociedad. Y es que, según dijo, "nos jugamos el territorio, un territorio que lleva visos de convertirse en un medio más seco, árido y hostil".

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies