El Gobierno abre a información pública la revisión de los planes de sequía de la CHC

Pantano, embalse del Ebro
EUROPA PRESS
Publicado 21/12/2017 14:46:56CET

   MADRID, 21 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPMA) ha iniciado el proceso de información pública que estará abierto hasta el 21 de marzo para la revisión de los planes especiales de sequía de todas las cuencas hidrográficas intercomunitarias que están bajo la competencia del Estado, incluida la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC).

   En concreto, se trata de las cuencas hidrográficas Cantábrico occidental, Guadalquivir, Ceuta, Melilla, Segura y Júcar, a la parte española de las demarcaciones hidrográficas del Cantábrico oriental en el ámbito de competencias del Estado, Miño-Sil, Duero, Tajo, Guadiana, y Ebro.

   Según el MAPAMA, La revisión de los planes actuales permitirá mejorar la identificación de fenómenos de sequía y escasez, prevenir las medidas coyunturales para mitigar sus efectos y la organización de mecanismos institucionales para la activación y desactivación de las medidas contenidas en los planes.

   Ayuntamientos y Mancomunidades con una población de más de 20.000 habitantes tendrán que revisar o redactar sus propios planes de sequía que deberán estar en consonancia con los contenidos de los planes de la demarcación.

   Según publica este jueves el Boletín Oficial del Estado, los nuevos planes estarán en exposición pública durante tres meses para que todos los interesados puedan presentar las observaciones o sugerencias que estimen oportunas.

   La revisión se establece en el Real Decreto 1/2016 de 8 enero que señala que los planes hidrológicos de ámbito intercomunitario deben revisarse para garantizar la coherencia de los planes especiales de sequía con los propios planes de cuenca.

   El proceso ha permitido potenciar el sistema vigente de indicadores para diferenciar las situaciones de sequía hidrológica de las de escasez, mejorar las medidas coyunturales para mitigar sus efectos así como los mecanismos institucionales y participativos pertinentes para la activación y desactivación de las medidas contenidas en los planes.

   Las propuestas serán estudiadas por los organismos de cuenca que, una vez concluido el proceso, deberán preparar un informe específico de valoración explicando las razones de la estimación o desestimación de todas las alegaciones recibidas.