El Gobierno destina 31 millones a reparar los daños provocados por las inundaciones de abril en el Ebro

Rueda de prensa de la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, tras el Consejo
MARTA FERNÁNDEZ/EUROPA PRESS
Publicado 06/07/2018 14:06:43CET

   MADRID, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes, a propuesta del Ministerio de Transición Ecológica, 31,1 millones para reparar los daños provocados por las inundaciones y avenidas por los temporales del mes de abril en la cuenca hidrográfica del Ebro.

   Así, se ha aprobado un monto de 6,6 millones de euros para acometer la primera fase de los trabajos, que consistían en la reparación inmediata y provisional de infraestructuras de defensa en La Rioja, Navarra y Aragón.

   Además, se ha acordado destinar 24,5 millones de euros para las obras de la segunda fase que comenzaron en junio y que permitirán restablecer de manera definitiva las infraestructuras hidráulicas y los sistemas de desagües.

   Los trabajos de esta segunda fase, que afectan a Castilla y León, La Rioja, Navarra y a la provincia de Zaragoza, se iniciaron en junio después de que se normalizaron los caudales.

   Consisten en la reparación definitiva de daños y desperfectos en las estructuras de defensa ante inundaciones; la recuperación de la sección de desagüe en el río Ebro y afluentes; la restauración y mejora de motas y otras infraestructuras para defensa y reducción de daños en cascos urbanos.

   Asimismo, incluyen la reparación o reposición de las estaciones de aforo, las estructuras de la zona regable de Bardenas y además la estabilización del talud izquierdo del aliviadero de la presa de Mularroya.

   En cuanto a la primera fase, el Gobierno señala que ya se puso en marcha a finales del mes de mayo y que cuenta con un presupuesto de más de 6,6 millones de euros, para la reparación inmediata y provisional de las estructuras de defensa dañadas y así evitar nuevos daños en caso de registrarse un aumento de caudales en los ríos de la cuenca del Ebro.

   Durante la semana del 7 al 14 de abril se registraron lluvias de carácter extraordinario en la cabecera de los distintos ríos en la cuenca hidrográfica del Ebro, así como en el propio río Ebro, provocando una avenida extraordinaria con caudales por encima de los 2.700 metros cúbicos por segundo.

   La magnitud de esta avenida extraordinaria, los elevados caudales circulantes por los ríos, barrancos, colectores y desagües de riego, así como las escorrentías derivadas de las fuertes precipitaciones produjeron importantes daños en infraestructuras hidráulicas: cauces, estaciones de aforo, zona regable del Canal de Bardenas y presa de Mularroya.