Greenpeace alerta del "daño irreversible" de la Amazonía por la tala ilegal de árboles de Ipe

Trabajadores de Greenpeace analizando un árbol de madera de Ipe
GREENPEACE
Publicado 20/03/2018 18:44:45CET

   MADRID, 20 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Greenpeace alerta de que la tala "indiscriminada e ilegal" de árboles de Ipe, junto con un "débil sistema de autorización forestal", está causando un "daño grave e irreversible" a la Amazonía, el bosque tropical más grande del mundo.

   Así lo pone de manifiesto la organización ecologista en el informe 'Árboles imaginarios, destrucción real', en el que explica cómo el alto valor de la madera de Ipe en el mercado hace que sea "muy rentable" para los madereros ilegales penetrar hasta la profundidad de la selva.

   Además del daño irreversible de la Amazonía, Greenpeace avisa de que algunos de los efectos provocados por la tala de árboles de Ipe son ya visibles, como es el caso de una intensificación de la violencia en el medio rural brasileño, una creciente degradación del bosque, la destrucción de la biodiversidad y una mayor invasión de caminos ilegales.

   Para el informe, Greenpeace ha analizado 586 documentos de autorización de tala expedidos por el Departamento del Medio Ambiente del estado de Pará (Brasil) entre 2013 y 2017.

   Según se desprende del informe de la ONG, el 77% de los inventarios forestales de los bosques nacionales utilizados en las concesiones de Pará, registraron volúmenes de árboles de Ipe por encima de los niveles identificados por las investigaciones científicas recientes. En algunos documentos, la "sobreestimación" de la densidad de árboles de Ipe llega a ser diez veces superior a la densidad natural aceptada como probable por los científicos.

   Según la organización, los ingenieros forestales pueden falsificar los inventarios y, por consiguiente, permitir la acumulación de permisos de tala fraudulentos, al identificar árboles sin interés comercial como especies comercialmente valiosas, sobreestimar los volúmenes de árboles valiosos o simplemente enumerar especímenes inexistentes.

ESTADOS UNIDOS, PAÍS QUE MÁS MADERA DE IPE IMPORTA

   Del documento se desprende también que Estados Unidos es el país que más madera de Ipe ha importado procedente de los planes de gestión forestal con indicios de ilegalidad. Desde marzo de 2016 hasta septiembre de 2017, un total de 37 empresas estadounidenses importaron 10.170 metros cúbicos de madera de Ipe. Francia ocupa el segundo lugar en la lista, seguido de Portugal, Bélgica y los Países Bajos. En total, 11 países de la UE importaron 9.775 metros cúbicos de madera de Ipe de áreas en riesgo.

   Según apunta el portavoz de Greenpeace España, Miguel Ángel Soto, en el caso de España destaca Galicia, "una de las principales puertas de entrada de madera de origen ilegal al mercado español". Por ello, insta a la Dirección General de Ordenación y Producción Forestal de la Xunta de Galicia a establecer los controles necesarios para garantizar que las empresas importadoras están realizando la debida diligencia para evaluar a sus proveedores y minimizar los riesgos de comerciar con madera ilegal.

   Así, Greenpeace hace un llamamiento al Gobierno brasileño y a las autoridades de los estados productores de madera de la Amazonía para que revisen todos los planes de manejo forestal y suspendan todos aquellos que muestren evidencia de fraude en sus inventarios forestales.

   A juicio de la organización, "es necesario que implementen un sistema transparente y centralizado, integrado con los sistemas estatales de autorizaciones forestales, y monitoreen la cadena de custodia, registrando las identidades de las empresas que compran y venden madera a nivel nacional y rechazando automáticamente el envío de documentos que muestren evidencia de las prácticas de fraude más habituales".