Greenpeace denuncia la "lucha" por el kril entre la industria pesquera y la fauna en la Antártida

Barcos pesqueros en la Antártida
GREENPEACE
Publicado 13/03/2018 18:04:37CET

   MADRID, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Greenpeace ha publicado un informe en el que investiga la actividad de la "desconocida" industria pesquera del kril en la Antártida durante los últimos cinco años y denuncia los riesgos ambientales que este sector de rápido crecimiento puede suponer para la fauna de la región, según ha informado la organización.

   El kril, un diminuto crustáceo parecido al camarón y que es la base de la alimentación de todos los animales que habitan en la Antártida, desde las ballenas azules hasta los pingüinos Adelaida, se ha convertido en los últimos años en reclamo para la venta de productos como el aceite de kril o las pastillas de Omega-3, harina de pescado para granjas de acuicultura o incluso comida para mascotas.

   Por ello, el informe de Greenpeace 'Licencia para el kril: el mundo poco conocido de la pesca en la Antártida' tiene como objetivo mostrar "la otra cara" de la industria y revela que la pesca intensiva que se lleva a cabo en las inmediaciones de la zona de alimentación de la fauna antártica, como ballenas y pingüinos, genera una competencia directa por el alimento.

   Asimismo, Greenpeace ha denunciado, basado en datos de seguimiento satelital, que los buques de pesca han fondeado cerca de áreas especialmente protegidas, a pesar del impacto potencial a la vida silvestre y el fondo marino, así como las actividades de prácticas pesqueras que consideran "muy arriesgadas", como la transferencia de capturas a grandes buques contenedores refrigerados, registros deficientes de seguridad y estándares bajos en la gestión de la contaminación, tanto de sentinas como del gasóleo.

   Además, la organización ha subrayado el "potencial efecto devastador" que podría provocar un accidente marítimo, como el vertido de petróleo, incendios o barcos encallados, en estas aguas de la Antártida.

   "La industria pesquera de kril en la Antártida se presenta como una industria limpia y transparente, pero la realidad es que es una turbia red de barcos que pescan la base de la cadena alimenticia cerca de las zonas de alimentación de ballenas, pingüinos y otros animales", ha señalado la responsable de Biodiversidad de Greenpeace España, Pilar Marcos.

   Esto, según la responsable, provoca una "guerra" por la comida entre la fauna de la región, en un área que ya está implicada en otra lucha, como es el cambio climático, que, según ha asegurado, está impactando en la biomasa de kril y la vida salvaje antártica. "Esta fauna no deberían tener que competir directamente por la comida con arrastreros solo para que estas compañías puedan vender pastillas para la salud en el otro lado del mundo", ha añadido.

   En este sentido, Greenpeace ha hecho un llamamiento a la industria de la pesca de kril para que suspenda inmediatamente todas las actividades pesqueras en áreas que se están considerando para su protección por parte de la Comisión del Océano Antártico y para que todas las empresas que compran productos derivados del kril cesen sus vínculos con los barcos que pescan en estas áreas.

   "Si la industria del kril quiere demostrar su responsabilidad, debería salir voluntariamente de cualquier área que se proponga como un santuario oceánico y respaldar la protección de estas aguas de la Antártida", ha concluido Marcos.