Greenpeace pide al PP un pacto energético sin energía sucia y con las renovables como eje

Mina leonesa
FOTO CEDIDA POR MSP
Publicado 30/06/2016 15:05:47CET

   MADRID, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

   La organización ecologista Greenpeace ha reclamado al Partido Popular que cualquier pacto sobre política energética al que llegue con otras fuerzas políticas debe incluir el abandono de las energías sucias, incentivar las de origen renovable, el cierre progresivo de las centrales nucleares y prohibir los proyectos de fracturación hidráulica.

   La ONG reacciona así al anuncio del PP este jueves, cuando ha dicho que diseñará una estrategia energética a medio y largo plazo a la que pretende que se sumen PSOE, Ciudadanos y PNV.

   Además, reclama que en ese diseño se incluya en concreto el cierre de las centrales térmicas de carbón, junto con un plan de cierre justo para las cuencas mineras y la aprobación urgente del Plan Nacional Transitorio (PNT), de modo que se pueda asegurar el cumplimiento de las normativas europeas y el Acuerdo de París.

   En este contexto, la responsable de la campaña Clima y Energía de Greenpeace, Tatiana Nuño, considera que estos son los "ejes imprescindibles" en los que deberá fijarse cualquier partido que "pretenda apoyar o diseñar un posible pacto de Estado" en materia energética deberá tener en cuenta lo que votó la mayoría en las recientes elecciones del 26 de junio.

   Además, exige que cualquier pacto o estrategia energética se establezca teniendo en cuenta el cumplimiento del Acuerdo del Clima de París e insta al futuro Gobierno a su ratificación urgente.

   En toco caso, Greenpeace ve "positivo" e "inevitable" que las renovables sean el principal eje en el que se basará el sistema eléctrico. Sin embargo, no ve "apropiado" ni "justo" que estas sean las únicas energías que se queden sin ayuda, cuando "todas" las fuentes sucias de energía aún perciben "subvenciones encubiertas" como los incentivos a la inversión, los pagos por disponibilidad o se les permite no hacerse cargo de todos sus costes sociales y ambientales.

   Al mismo tiempo, aconseja que la entrada de energías renovables no sea solo mediante subasta sino que se deben eliminar todas las barreras que actualmente impiden la participación de la ciudadanía en la transición energética, ya que cree "necesario" garantizar el derecho de todos a consumir, producir y gestionar energía renovable.

   "Decir que sólo operarán las térmicas de carbón que cumplan con los límites de emisión es una obviedad, pero es imprescindible asegurar que no se darán subvenciones ni bonificaciones a las empresas propietarias para ese cumplimiento. Además debe definirse el plan de cierre de todas las térmicas de carbón, como ya han hecho o acordado otros países como Austria, Bélgica, Portugal, Dinamarca, Reino Unido o Finlandia", ha añadido Nuño.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies