Greenpeace responsabiliza al sector de los combustibles fósiles del nuevo mínimo histórico de hielo ártico

Actualizado 20/09/2012 1:19:53 CET

MADRID, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

Greenpeace ha responsabilizado este miércoles al sector de los combustibles fósiles del mínimo histórico de hielo ártico , registrado el pasado día 16 y confirmado por los científicos del Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo de EE.UU. (NSIDC, según siglas en inglés).

Así, la extensión del hielo marino del Ártico se redujo a 3,41 millones de kilómetros cuadrados, una reducción de al menos un 45% desde que comenzaron las mediciones en 1979. Unos datos que el director ejecutivo de Greenpeace Internacional, Kumi Naidoo, ha calificado como "un momento histórico para la humanidad" en la medida en que es una evidencia clara del cambio climático.

"En 30 años hemos alterado la imagen que se percibía de nuestro planeta desde el espacio y, según los expertos, el Polo Norte podría quedar libre de hielo en verano en unos pocos años", ha explicado al respecto tras llegar del Ártico, donde ha participado como activista en varias acciones para detener la actividad de la plataforma petrolífera donde la rusa Gazprom.

En este sentido, Naidoo ha responsabilizado al sector de los combustibles fósiles como el principal culpable de esta crisis y ha recordado que este sector "se está lucrando enormemente con el cambio climático que ellos mismos provocan y que está poniendo en jaque a miles de personas en todo el mundo". "Los políticos anteponen los intereses económicos de este sector a las recomendaciones científicas faltando a su deber de proteger a la población a la que representan", ha argumentado.

Frente a esto, ha incidido en que la solución pasa por una revolución energética para la sustitución de los combustibles fósiles por las energías renovables que se debe acelerar "para llegar a tiempo de evitar los peores impactos del calentamiento global".

Por su parte, Julienne Stroeve, científica investigadora del NSIDC actualmente a bordo del barco de Greenpeace Arctic Sunrise liderando una investigación al respecto, ha asegurado que este nuevo mínimo histórico de hielo indica "una nueva era climática, en la que la combinación de una capa de hielo más fina y temperaturas más elevadas del aire y del océano implican una pérdida de hielo mayor cada año que pase".

En este sentido, ha recordado que, a su vez, "las magnitudes de la pérdida de hielo que se están experimentando actualmente en el Ártico tienen como consecuencia un calentamiento inusual de la atmósfera ártica, algo que genera impactos climatológicos en el hemisferio Norte que pueden traducirse en el aumento de frecuencia e intensidad de los fenómenos meteorológicos extremos como inundaciones, grandes sequías y olas de calor".

Greenpeace inició el pasado mes de junio una campaña para proteger el Ártico a la que ya se han unido más de 1.800.000 personas para pedir que la zona deshabitada alrededor del Polo Norte sea declarada un santuario y que se prohíba realizar actividades industriales tan insostenibles como las perforaciones petrolíferas en el Ártico.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies