Los hábitos de apareamiento de las tortugas las protegen del cambio climático

Actualizado 25/01/2012 11:48:49 CET

MADRID, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los hábitos de apareamiento de las tortugas marinas las puede ayudar a protegerse contra los efectos del cambio climático, según un nuevo estudio dirigido por la Universidad de Exeter y publicado en la revista 'Proceedings of the Royal Society B'. El estudio muestra cómo los patrones de apareamiento de las tortugas verdes, en peligro de extinción, pueden ayudar a lidiar con el hecho de que el calentamiento global esté favoreciendo el nacimiento de un número desproporcionado de hembras.

El sexo de las crías de tortuga es determinado por la temperatura de los huevos durante la incubación, las temperaturas más cálidas conducen al nacimiento de más hembras. Así, las mayores temperaturas globales provocan que las crías de algunas poblaciones de tortugas sean mayoritariamente mujeres, lo cual está amenazando el futuro de algunas poblaciones y, además, existe la preocupación de que se produzca endogamia dentro de los grupos debido a la falta de machos, lo que produciría a los animales problemas de salud.

El estudio se centró en una población de tortuga verde, la Chelonia mydas, que anida en el norte de Chipre, donde, debido a las altas temperaturas durante el verano, el 95 por ciento de las crías que nacen son hembras. Mediante pruebas de ADN, los investigadores determinaron la paternidad de las crías y, al contrario de lo que esperaban, observaron que 28 machos habían engendrado crías con 20 hembras: un promedio de 1.4 hombres por cada hembra.

Esto significa que la descendencia de cada hembra fue engendrada por uno o más padres. El equipo de investigación había pensado que un solo macho puede tener varias crías con múltiples hembras; sin embargo, los resultados sugieren que un gran número de machos se aparean con las hembras en diferentes momentos -esto significa que hay menos posibilidades de endogamia.

El equipo también llevó a cabo un seguimiento por satélite, descubriendo que los machos cubren miles de kilómetros de mar dentro de una temporada de reproducción; esto sugiere que podrían haberse apareado también con hembras en otros lugares de Turquía o el norte de África.

Según la investigadora principal de la Universidad de Exeter, la estudiante de doctorado Lucy Wright, "es una buena noticia saber que hay tantos machos engendrando crías en esta población de tortugas verdes. Existe la preocupación de que la falta de machos podría llevar a la endogamia en poblaciones pequeñas de tortugas marinas, lo que podría causar un desplome de la población. Sin embargo, nuestra investigación sugiere que hay más machos de lo que se esperaba, y sus patrones de apareamiento protegen a la población contra los posibles efectos feminizantes del cambio climático".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies