Una infección bacteriana, causa de la muerte de 755 ejemplares de cigüeña blanca en los últimos meses en Cádiz

Actualizado 03/06/2006 13:56:50 CET

SEVILLA, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

Una infección bacteriana (Clostridium) ha provocado la muerte en los últimos meses de 755 ejemplares de cigüeña blanca (Ciconia ciconia) en algunas lagunas y humedales de la provincia de Cádiz.

En concreto, los cadáveres de esta especie declarada de interés especial en Andalucía aparecieron en la laguna de Geli (Chiclana) y en algunas balsas de riego de El Contador, en El Puerto de Santa María.

En una respuesta parlamentaria a la que tuvo acceso Europa Press, el Ministerio de Medio Ambiente, con datos proporcionados por la Junta de Andalucía, achaca la muerte de las zancudas a esta infección junto a una septicemia provocada por Scherichia coli betahemolitica.

Asimismo, el escrito informa que, de acuerdo a los datos facilitados por el Centro Andaluz de Diagnóstico (CAD), las muestras examinadas han dado resultado negativo a la presencia del virus causante de la gripe aviar.

El Ejecutivo aclara que no se han encontrado ejemplares muertos de ninguna otra especie, cuya muerte pudiera ser atribuida a la misma causa que ha ocasionado la mortandad entre las cigüeñas blancas.

Por último, expone que en relación con estos y otros posibles casos el Gobierno, en colaboración con las comunidades autónomas, tiene en marcha programas de seguimiento y actuación con el objeto de tomar las medidas que en cada caso se requieran.

EL AVE

La cigüeña blanca inverna de manera regular y en número elevado en la provincia de Cádiz. En España la especie ocupa la mitad occidental y el valle del Ebro, faltando en la mayor parte de Galicia, cornisa cantábrica, Pirineos, provincias mediterráneas y este de Andalucía y Castilla-La Mancha.

En los últimos años se ha constatado como el número de cigüeñas ha aumentado de manera ostensible, pasando de 7.343 parejas en 1974, a 6.753 en 1984 y a 16.645 en 1994, aunque la cifra actual podría elevarse a más de 22.000 parejas, según informan las organizaciones conservacionistas. Además, se calcula que al menos 15.000 ejemplares, tanto españoles como del resto de Europa, se quedan a pasar el invierno en la península Ibérica.

La cigüeña blanca o cigüeña común es un ave de plumaje blanco y negro y pico rojo. Las cigüeñas jóvenes tienen el pico inicialmente negro y después marrón. Viven en zonas pantanosas, prados húmedos y aguas superficiales en terrenos abiertos. Es un ave migradora que vuela hacia sus cuarteles de invierno en África Oriental por dos rutas bien delimitadas (sobre el estrecho de Gibraltar y sobre el Bósforo).

La cigüeña blanca no se encuentra en dificultades sólo a causa de la destrucción de su hábitat. Los accidentes, casi siempre mortales, debidos a choques en vuelo con líneas eléctricas no aisladas y los riesgos derivados de las actuales campañas químicas antiplagas apenas dejan a estas aves alguna posibilidad de supervivencia. En Europa Central, en los últimos 20 años su población ha disminuido de una manera alarmante.