Javier Bardem relata su expedición al océano Antártico y pide un santuario en el mar de Weddel porque "no hay planeta B"

Javier y Carlos Bardem durante su expedición al Océano Antártico con Greenpeace
CHRISTIAN ASLUND/ GREENPEACE
Publicado 20/02/2018 13:27:39CET

   MADRID, 20 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El actor Javier Bardem ha reclamado la creación de un santuario en el Océano Antártico en el mar de Weddel desde Alemania, donde este martes ha relatado su experiencia en la expedición de Greenpeace en la que ha participado junto con un grupo de científicos y su hermano, el también intérprete Carlos Bardem.

   En una rueda de prensa celebrada en Berlín, Bardem ha explicado que aceptó el reto de participar en la campaña de Greenpeace, una ONG de la que es socio desde hace años, después de pensárselo "dos veces" porque admitió que no tenía "ni idea" y sus ojos eran "solo de ciudadano". Si bien, consideró lo que podría aprender cada día en la expedición, tomando muestras, escuchando historias, "estando allí, con el paisaje y los animales".

   Para el actor era "muy difícil" estar en un barco, a pesar de su papel en Piratas del Caribe y reconoce que sintió nauseas, pero asegura que ha merecido la pena y ha confesado haberse enamorado totalmente de los pingüinos. Respecto a la importancia de la creación del santuario, insiste en que es preciso que se establezca un área de protección de este área vital para el conjunto de la Tierra, porque "no hay planeta B".

   En el acto, Bardem ha presentado un adelanto del documental 'Santuario', que ha rodado junto a Carlos Bardem y el realizador Álvaro Longoria durante su viaje a la Antártida y que se estrenará en 2019. Con anterioridad ha presentado los primeros resultados de la expedición a la comisión del Océano Antártico (CCAMLR, en sus siglas en inglés).

   Bardem, junto con Greenpeace, ha mantenido un encuentro con representantes de distintos gobiernos que forman parte de esta comisión a quienes les ha mostrado a través de su documental la belleza y la fragiidad de un ecosistema de excepcional valor medioambiental que necesita protección urgente.

   "Estamos ante una oportunidad única de hacer historia. Durante mi viaje al océano Antártico, fui testigo de la increíble variedad de vida que se encuentra en el fondo de este mar. Nunca habría podido imaginar lo que vi. La creación de este santuario sería un paso más en la protección de nuestro planeta y, por tanto, de nuestro futuro y del de nuestros hijos", ha manifestado el actor.

   En la rueda de prensa han participado también la doctora Susanne Lockhart, de la Academia de Ciencias de California, que ha liderado la expedición, y la bióloga marina de Greenpeace Sandra Schoettner, que han expuesto los primeros resultados de las investigaciones que están realizando en la zona y que se enviarán a la CCAMLR como evidencias de la necesidad urgente de protección en la zona.

   Schöttner ha advertido de que el material subraya la importancia de un área marina protegida en la Antártida e insiste al Gobierno alemán debe seguir reclamando la creación de un santuario y "presionar a los estados que bloquean esta propuesta".

   Bardem se reunirá este martes con la ministra alemana de Medio Ambiente, Bárbara Hendricks, a la que expondrá la vulnerabilidad en el fondo del mar.

   La expedición ha explorado el fondo marino del norte del mar de Weddell y el oeste de la Península Antártica, parte de lo cual nunca antes había sido explorado por el ser humano.



   Durante las ocho inmersiones en submarino, han recogido muestras de contaminación plástica y obtenido datos de video de alta resolución con enorme valor científico. Así, en algunas áreas de inmersión, la estructura del hábitat y la fauna marina prevalentes sugieren la presencia de "ecosistemas marinos vulnerables" y la diversidad y abundancia de grupos de invertebrados de especial importancia para su conservación son excepcionalmente altas, rivalizando con las de arrecifes de coral tropicales.

   Muchos de estos organismos forman estructuras tridimensionales complejas en el fondo del mar, de forma que brindan refugio y protección a numerosas especies, por ejemplo, el pez draco antártico. Estas comunidades tan densas y de crecimiento lento son muy sensibles a las perturbaciones causadas por los seres humanos, como la pesca industrial masiva.

   Lockhart ha asegurado que el fondo del océano "puede parecer desconocido, pero lo que sucede allí es crucial para nuestro futuro". "Un santuario en el océano Antártico no sólo protegería especies como ballenas y pingüinos, sino que también ayudaría a lograr unas aguas sanas que mitiguen los peores efectos del cambio climático", concluye.

   El Gobierno de Alemania apoya la propuesta de Santuario Antártico que ha surgido de la Unión Europea que, de aprobarse, se convertiría en la mayor área protegida del planeta, con 1,8 millones de kilómetros cuadrados.

   En la rueda de prensa Javier Bardem, preguntado por la política ambiental del presidente estadounidense, Donald Trump, ha criticado sus directrices y ha lamentado el "reality show en que está convirtiendo la Casa Blanca". "Si tu ves a Donald Trump haciendo algo, haz tú lo contrario y te asegurarás de que lo estás haciendo bien", ha comentado.