La lluvia y el viento derriban una de las arizónicas más conocidas del Real Jardín Botánico

Actualizado 09/02/2007 15:50:50 CET

MADRID, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

El viento y la lluvia de la pasada noche, unidos a un viejo problema de raíces superficiales, han abatido uno de los ejemplares de arizónica, de unos 40 años de edad, que coronaban el Paseo de Carlos III frente al Pabellón Villanueva y suponían es una de las imágenes más características del Real Jardín Botánico en la Glorieta de Linneo.

Según informaron fuentes del Jardín, los dos conocidos árboles que coronaban el Paseo de Carlos III venían siendo observados por los técnicos del Real Jardín Botánico por su progresiva inclinación. Incluso presentaban unos testigos que permitían medir la evolución de su deriva, pero los vientos, la humedad del terreno y el deficiente estado que posteriormente se ha comprobado que tenían sus raíces, han acabado por derribar el ejemplar más débil.

En el Plan Parcial de la Gestión del Arbolado del centro, correspondiente al año 2001, se evaluaba su retirada a medio plazo. Como medida didáctica y para mostrar las causas de la caída a los visitantes, el árbol permanecerá así durante el fin de semana

En previsión de cualquier riesgo para los visitantes el Real Jardín Botánico de Madrid piensa retirar el otro ejemplar de arizónica en breve.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies