Más de 9 millones de personas conviven con un nivel de ruidos superior al recomendado, lo que puede restar años de vida

Concierto, música, público
VIÑA ROCK
Actualizado 23/04/2013 16:24:44 CET

MADRID, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

Más de nueve millones de personas en España conviven con niveles de ruidos que sobrepasan los niveles recomendados (un máximo de 65 decibelios), lo que, según algunos estudios puede restar años de vida, según el informe Ruido y Salud', elaborado por el Observatorio Salud y Medio Ambiente de DKV, GAES y ECODES.

Así, con motivo de la celebración este miércoles del Día Mundial contra el Ruido, señalan que el ruido provoca al organismo problemas como estrés, ansiedad, alteraciones del sueño y problemas del sistema cardiovascular. Además, apuntan que por cada decibelio por encima del umbral del ruido de 65 decibelios, aumentan un 5,3 por ciento los ingresos hospitalarios, sobre todo por causas cardiovasculares.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, en Europa cada año pierden 587.000 años de vida por discapacidad sólo debido a las molestias que produce el ruido. A estos, según el coordinador del estudio 'Ruido y Salud', habría que sumar un millón de años perdidos por trastornos del sueño, provocados por el ruido o 61.000 por cardiopatía isquémica.

El informe recoge datos que ponen de manifiesto que la exposición a altos niveles de ruido pueden provocar serios problemas de salud, como alteraciones del sueño o pérdida auditiva, pero cada vez más los especialistas alertan de la relación entre la exposición al ruido y la aparición de otras enfermedades como estrés, ansiedad, problemas cardiovasculares e incluso dificultades en el aprendizaje en niños.

ATENCIÓN A LOS AURICULARES

Asimismo, el informe subraya que el ruido es "una de las amenazas más importantes" de la salud auditiva. Hasta ahora, la principal causa de pérdida de audición ha sido hasta ahora la exposición al ruido en el entorno laboral, en los últimos años han aparecido otras fuentes de ruido como causantes de un alto número de trastornos auditivos en la población.

El uso de reproductores de música con auriculares, el gran volumen del sonido en conciertos, cines, discotecas o bares se han convertido en una fuente de daño acústico, que afecta principalmente a los jóvenes.

Concretamente, entre el 5 y el 10 por ciento de las personas que escuchan música con auriculares experimentan pérdida auditiva u otros trastornos como acúfenos. Por ello, advierte de que muchos jóvenes acabarán experimentando presbiacusia (pérdida auditiva por la edad) ya a los 40-45 años, en vez de a los 60-65 años habituales. Es decir, que si no se toman medidas de prevención a los 40 años tendrán ya los oídos de un anciano de 60 años.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies