Narbona, en "absoluto desacuerdo" con cambiar el proceso de renovación de nucleares que merma la "credibilidad" del CSN

Cristina Narbona en la Asamblea antes de comparecer en Comisión desaladora
JOSÉ ALBALADEJO ROS-ASAMBLEA
Publicado 02/06/2017 17:48:34CET

   MADRID, 2 Jun. (EUROPA PRESS) -

   La consejera del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), Cristina Narbona, ha manifestado su "absoluto desacuerdo" con la decisión adoptada por el pleno este martes favorable a la petición del Gobierno de retrasar el plazo en el que que las centrales nucleares deben solicitar la renovación de licencia, --de tres años a uno antes de que expire la que tengan en vigor-- ya que considera que esto merma la credibilidad del CSN y no supone ninguna mejora en la seguridad nuclear de los ciudadanos.

   La consejera ha presentado este jueves un voto particular en el que explica las razones que la llevaron a votar en contra de este punto del orden del día, a diferencia de los otros cuatro consejeros del pleno.

   Así, advierte de que la decisión avalada por la mayoría supone retrasar la solicitud de renovación a una "fecha indeterminada" que depende de la elaboración y aprobación del Plan Integral de Energía y Clima y, en cualquier caso, como tope, a la de la presentación de la Revisión Periódica de Seguridad (RPS) de cada reactor.

   A su juicio, la decisión no supone "ninguna causa de seguridad nuclear ni de protección radiológica" que justifique la aceptación de tal retraso por parte del pleno del regulador y, considera que, al contrario, la decisión "agrava la incertidumbre reguladora" que, según ha destacado, ya está "afectada" por la eliminación de la práctica del CSN de informar las renovaciones para un máximo de 10 años.

   En declaraciones a Europa Press, Narbona ha aclarado que la documentación para la renovación "sigue siendo exigible" en el plazo de tres años porque es "el tiempo" que los técnicos necesitan para estudiarla y señalar a la central las modificaciones que deberá acometer.

   De hecho, ha indicado que si esta documentación no entrase "sí habría problema" porque en un año no les daría tiempo a tener todo dispuesto, de modo que la dinámica responderá a las exigencias que hay en vigor ya que, con la nueva guía de seguridad, las revisiones periódicas de seguridad son "más exigentes".

   Sin embargo, es "la primera vez" que estos reciban esa documentación sin una solicitud que lo acompañe, por lo que evaluarán una renovación que puede que no se pida, ni tampoco sabrán por cuánto tiempo. "Son muchas horas de trabajo de los técnicos que pueden quedar en nada".

   La consejera entiende que las empresas quieran conocer el marco general de política energética antes de saber si pedir la renovación o no, pero señala que eso no es competencia del regulador y lamenta que este informe favorable a la petición del Gobierno, llegue "a pocos días" de que venciera el plazo para presentar la renovación.

    "Esto es forzar los cortos tiempos del CSN", ha criticado Narbona que ha añadido que el pleno ha dado su visto bueno con un "escueto" informe de la dirección técnica que dice que el cambio "no tiene por qué afectar a la seguridad nuclear", lo que a su juicio "no es suficiente justificación".

INAUDITO

   Además, la consejera destaca que esta será "la primera vez en la historia de la seguridad nuclear española" los técnicos tendrán que evaluar la documentación que se requiere a las centrales nucleares y cuyo plazo de presentación se mantiene en tres años de antelación a instalaciones que no han pedido formalmente la renovación de su permiso de explotación y "sin conocer" si lo va a hacer y en ese caso, por cuanto tiempo.

   A ese respecto, cuestiona también el hecho de que sus compañeros de pleno han considerado pertinente asignar los recursos humanos para evaluar la documentación sin la formal solicitud que incluso puede no llegar a producirse y echa en falta un informe jurídico que cubra la necesidad de asignación de estos recursos humanos y que se pronuncie sobre las implicaciones de este cambio normativo.

   Por ello, aunque es obligatorio contestar a la solicitud de informe pedido por el Gobierno, recuerda que esto "no implica en absoluto que la respuesta sea positiva" y que supusiera un aval al Ejecutivo. En su lugar, considera que el regulador podría haber dicho que el cambio introducía "incertidumbres no positivas".

   "El Gobierno tiene que consultarlo, pero como no es un tema de seguridad en sentido estricto, no es vinculante y podía justificar el cambio en una decisión de política energética sin el aval favorable del CSN. Teníamos que contestar, pero no necesariamente diciendo que nos parece estupendo", ha lamentado.

   En este contexto, opina que el CSN debería, como "organismo regulador, independiente y neutral", a contribuir a que cualquier decisión de política energética no suponga una merma en los procesos que garantizan la seguridad nuclear y la protección radiológica.

AFECTA A LA CREDIBILIDAD

   Igualmente, se refiere al hecho de que la decisión se haya adoptado a pocos días de que termine el plazo para que la central nuclear de Almaraz tuviera que solicitar la renovación de su licencia --antes del 8 de junio-- y a poco más de un mes en el caso de Vandellós II --el 26 de julio-- y opina que no es una "buena práctica" hacerlo "con un plazo tan corto, de un informe favorable, que incide de forma tan inmediata sobre la relación entre el CSN y los titulares.

   "No parece que todo ello contribuya a la credibilidad del organismo regulador ante la opinión pública, que ha tenido abundante información sobre las presiones ejercidas por las empresas del sector nuclear para que el Gobierno, efectivamente retrase dos años la fecha de presentación de las solicitudes de renovación", manifiesta.

   Todo ello se suma, en su opinión, a una "ya importante serie de decisiones de la mayoría del pleno desde 2013" dirigidas a avalar "determinadas" decisiones del Gobierno y denuncia que esto puede afectar a la percepción de la independencia y neutralidad exigibles al CSN.

   Por último, Narbona se pronuncia también sobre la modificación de la normativa para eliminar de la Guía de Seguridad 1-10 la duración por un máximo de diez años de los periodos de renovación, un asunto sobre el que la consejera también ha expuesto su rechazo y recuerda que a pesar de haberse aprobado en el pleno de este martes, ya se aplicó en febrero --sin haber pasado todos los trámites-- en el informe favorable a la renovación de la licencia de explotación de la central de Santa María de Garoña (Burgos).

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies