Nora Escribano, primera española en ganar el premio internacional 'Jóvenes Investigadores sobre Biodiversidad'

Nora Escribano
RJB
Publicado 21/09/2017 12:10:37CET

   MADRID, 21 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Nora Escribano, estudiante de doctorado de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Navarra, ha recibido este jueves 21 de septiembre el premio internacional para Investigadores Jóvenes que otorga la Infraestructura Mundial de Información de Biodiversidad (GBIF), dotado con 5.000 euros, según ha informado el Real Jardín Botánico donde colabora la galardonada.

   Con sede en Copenhague, el GBIF concede desde hace 7 años este premio, junto a otro galardón para estudiantes de máster, que este año ha recaído en la brasileña Itanna Oliveira Fernandes, del Instituto Nacional de Pesquisas da Amazônia (INPA).

   El trabajo de Nora por el que ha sido premiada se ha desarrollado a partir de 1.776 muestras de macroinvertebrados obtenidas y analizadas por el investigador Javier Oscoz, que se conservan en el Museo de Zoología (MZNA), integrado en el Museo de Ciencias Naturales del centro académico, entidad que alberga varios millones de ejemplares de moluscos, insectos y fósiles y que constituye una de las colecciones más relevantes en España.

   Las muestras de la base de datos que ha elaborado Nora se tomaron entre 2005 y 2015 en más de 400 puntos de ríos y arroyos de la cuenca del Ebro mediante un protocolo estandarizado para disminuir los errores y optimizar las comparaciones, según ha explicado la investigadora.

   "Mi papel ha consistido en extraer la información sobre estas muestras --que forman parte de la red de monitorización establecida por la Confederación Hidrográfica del Ebro--, prepararlas para hacerlas accesibles a través de GBIF, depurar los datos, adaptarlos a los estándares internacionales y describir los metadatos", ha detallado.

LA PÉRDIDA DE ESPECIES ES 1.000 VECES MÁS RÁPIDA HOY EN DÍA

   Los datos analizados sirven para evaluar el estado ecológico de las masas de agua dulce, como la Cuenca del río Ebro, partiendo de la presencia de ciertas especies indicadoras que ayudan a valorar si el río está bien o no y si ha sufrido algún efecto pernicioso, como un vertido.

   "Es una fuente de información de gran interés para modelar patrones de biodiversidad y detectar cambios y tendencias en las comunidades", según ha explicado Nora, al tiempo que ha aludido a un estudio de WWF para señalar que la pérdida de especies en el mundo es 1.000 veces superior al porcentaje histórico y que una cuarta parte de las especies está en peligro de extinción y casi la mitad de ellas podrían desaparecer a finales de siglo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies