Los países árabes, entre los más vulnerables al cambio climático

La erosión en el desierto
EP
Actualizado 15/11/2010 11:44:47 CET

BEIRUT, 15 Nov. (Reuters/EP) -

Las tormentas de arena asedian a Irak. Inusuales inundaciones crean caos en Arabia Saudita y Yemen. El aumento en el nivel de los mares erosiona la costa de Egipto. Un clima más cálido y seco empeora la escasez de agua en Oriente Medio, la región con menos agua en el mundo.

El mundo árabe ya sufre impactos consistentes con los pronósticos referentes al cambio climático. Pese a que los científicos son cautelosos respecto a vincular eventos específicos con el calentamiento global, están llamando a los Gobiernos árabes a actuar ahora para protegerse contra posibles desastres.

Existen grandes variaciones en las emisiones de gases de efecto invernadero per cápita en la región, con tasas muy elevadas para varios productores de gas y petróleo. Qatar registró las emisiones per cápita más elevadas del mundo en el 2006, con 56,2 toneladas de dióxido de carbono, mientras que los egipcios emitieron sólo 2,25 toneladas, según cifras de Naciones Unidas.

Aunque históricamente la región ha contribuido relativamente poco a las emisiones de gases invernadero, está entre las más vulnerables al cambio climático y las emisiones aumentan.

La inacción no es una opción, dijo Mohamed El-Ashry, ex jefe de Global Environment Facility, un fondo que asiste a países en desarrollo sobre asuntos climáticos y ambientales. "Está en la naturaleza humana esperar hasta que haya una crisis para actuar", dijo a Reuters. "Pero es detestable esperar hasta que haya una crisis realmente grande en la que grandes números de personas sufrirán innecesariamente", agregó.

Las medidas para combatir los problemas ambientales de la región también ayudarían a evitar futuros impactos del calentamiento global.

"Resolver los conflictos de agua, digamos, tendría el beneficio dual de responder a asuntos del cambio climático, pero también resolvería los problemas resultantes del crecimiento de la población, la mala administración e instituciones muy débiles relacionadas al agua", indicó Ashry.

INESTABILIDAD A GRAN ESCALA

La población del mundo árabe se triplicó hasta 360 millones de personas desde 1970 y subirá a casi 600 millones para el 2050, según una investigación del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) realizada este año.

"Para una región que ya es vulnerable a muchas tensiones no climáticas, el cambio climático y sus posibles impactos físicos y socioeconómicos podrían exacerbar esta vulnerabilidad, llevando a una inestabilidad a gran escala", dice el documento de la ONU, agregando que los pobres y vulnerables sufrirán más.

La escasez de agua, el mayor desafío, ya es nefasta. Para 2015, cada árabe tendrá que sobrevivir con menos de 500 metros cúbicos de agua al año, un nivel definido como escasez severa, contra un promedio mundial que excede los 6.000 metros cúbicos por cabeza.

Esa advertencia se incluyó en un informe entregado por el Foro Arabe para el Ambiente y Desarrollo que dijo que el suministro de agua de la región disminuyó a un cuarto de su nivel en 1960.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies