PSOE insta a ponerse "manos a la obra" para llegar a un "acuerdo de país" con soluciones "efectivas"

Hugo Morán
PSOE - Archivo
Publicado 07/03/2018 17:34:32CET

   MADRID, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El secretario para la Transición Ecológica de la Economía del PSOE, Hugo Morán, ha abogado por "ponerse manos a la obra" para llegar a un acuerdo de país en materia de agua y ha puesto a disposición de este fin el "diálogo abierto" con los ciudadanos un documento de bases que pretende "recoger e incorporar aportaciones de todos los ámbitos de la sociedad".

   Precisamente, este miércoles el Boletín Oficial del Estado publica la Ley 1/2018 de medidas contra los efetos de la sequía, aprobada por el Parlamento el pasado mes de febrero.

   En ese sentido, Morán ha destacado el hecho de que la primera ley que aprueba este año el Boletín Oficial del Estado tenga como objetivo paliar los efectos de la sequía. Si bien, en su opinión, más allá de actuaciones de emergencia es "preciso poner manos a la obra" para alcanzar un acuerdo de país sobre agua, porque "a la sociedad le va la vida en ello".

   El agua, según el representante socialista es el indicador que anticipa algunos de los efectos que el cambio climático va a producir y ve preciso "atender a sus alertas" para planificar respuestas estructurales y "disipar las incertidumbres" que se ciernen sobre colectivos y territorios.

   Así, ha recordado que varios colectivos se manifiestan este miércoles en Madrid bajo la denominación de Círculo del agua para reclamar al Gobierno soluciones "efectivas frente a las promesas reiteradamente incumplidas".

   Además, considera que el texto de la ley que publica este miércoles se mejoró gracias al "concienzudo trabajo de análisis" compartido con las comunidades autónomas damnificadas por la sequía que "fructificó" con la incorporación de un paquete de medidas por vía de enmiendas al texto manifiestamente insuficiente inicialmente propuesto por el Gobierno.

   Entre ellas, ha defendido las aportaciones al texto del PSE como la dotación de un fondo de 1.000 millones de euros para la compensación de pérdidas ocasionadas por la sequía a las explotaciones agrícolas y ganaderas afectadas, la reducción de las tarifas eléctricas y de riego a los agricultores localizados en los territorios concernidos, la aprobación de un plan de choque de optimización de la desalación para un Mediterráneo sin sed, la intervención para limitar el precio del agua desalada para riego en 0.3 euros por metro cúbico, y la figura del Banco Público del Agua como ente regulador de una equilibrada y justa distribución del recurso.