Sufrir el ruido de una cantera no es asunto de Derechos Humanos

Cantera
EUROPA PRESS
Actualizado 03/07/2012 15:14:05 CET

MADRID, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo ha rechazado conceder amparo a una pareja de ciudadanos españoles que recurrieron ante el órgano judicial para denunciar las molestias que les provocaban los ruidos y el polvo procedente de una cantera de piedra situada a 200 metros de su casa.

José Antonio Martínez Martínez y María Pino Manzano invocaban los artículos 2 y 8 de la Convención Europea que recogen el derecho a la vida y al respeto de la vida privada y familiar. Se quejaban de los problemas de salud psíquica provocados por los ruidos de la cantera.

No obstante, los magistrados del Tribunal de Estrasburgo consideran que el ruido registrado dentro del domicilio no superaba durante el día los 40 decibelios autorizados en aplicación de la normativa sobre ruidos. Durante la noche, los niveles superaban en entre 4 y 6 decibelos los 30 autorizados. Por su parte, los niveles de polvo eran "imperceptibles" en la zona habilitada como domicilio, destaca la resolución.

SUELO INDUSTRIAL

Reseñan en la resolución que la vivienda de los demandantes se utilizaba también como taller industrial, que utilizaban para su actividad profesional. La casa fue construida en un terreno inicialmente calificado como rústico y después como suelo urbanizable para desarrollo industrial. "En ambos casos la calificación impedía la construcción de una residencia", indica la sentencia.

"Los demandantes se colocaron voluntariamente en una situación de ilegalidad", destacan los magistrados del tribunal europeo que agreba que, sin embargo, la cantera que provocaba los ruidos se encontraba emplazada de forma correcta en el lugar que le correspondía.