10 consejos para aprobar el carnet de conducir

LIBRO DE AUTOESCUELA, COCHE, EXAMEN DE CONDUCIR,
Foto: GUS RUELAS / REUTERS
 
Actualizado 25/06/2015 11:03:31 CET

MADRID, 25 Jun. (EDIZIONES)-

El carnet de conducir tiene dos pruebas que normalmente causan pavor entre los que se presentan a ellas por su importancia pero con una buena gestión podrás superarlas sin problemas. A continuación te ofrecemos unas pautas y consejos para prepararlas y enfrentarte con éxito a ambas pruebas.

   TEÓRICO

   -Ve a clase. Participar te ayudará a familiarizarte con las lecciones y ver las particularidades de las normas de tráfico. Algunos de los temas y conceptos no serán fáciles entender sin ayuda.

   -Estudia en casa. Apóyate de lo visto en clase, prepárate por tu cuenta y apréndete de memoria las partes que necesites como las velocidades máximas según el tipo de vehículo o cuando se utiliza cada tipo de luces.

   -Busca la práctica en la teoría. Encuentra en el día a día lo que estás estudiando, fíjate cuando viajes o en cualquier momento cómo se cumplen o incumplen las normas. Tienes que mentalizarte de que es necesario saber y cumplir lo que estudias.

   -Entrena con test. Trabaja en tu autoescuela para realizarlos con ayuda e ir corrigiendo fallos y mejorando los resultados. Puedes encontrar además pruebas en internet o utilizar las aplicaciones móvil gratis que hay como TodoTest y Test de Conducir Autoescuela. Hoy en día no hay excusa para no practicar hasta dominar a la perfección el temario.

   -Confía en tu trabajo. Las horas previas al examen surgen los mismos nervios que con el resto de exámenes. No dejes que te supere la presión y piensa que la prueba final no es diferente a las demás que has hecho. Si antes las has superado ¿por qué ahora no? Recuerda que la única diferencia con el resto de test es que esta vez es en un lugar distinto y que no tendrás el resultado inmediato.

COCHE GOODYEAR

   PRÁCTICO

   -No olvides la teoría. No sólo has aprobado un examen sino que has aprendido cómo tienes que conducir. Utilízalo para la carretera. Al igual que para la primera prueba es beneficioso fijarse en la práctica para esta segunda es necesario seguir la teoría.

   -Quítate las manías. En muchas ocasiones por habernos fijado en la manera de conducir de otros hemos hecho nuestros algunos gestos que lo único que pueden hacer es dificultarnos el aprendizaje. Por ejemplo no tener en cuenta los retrovisores, no utilizar los intermitentes o ir demasiado cerca de otros vehículos o ciclistas. Para evitar cosas así déjate dirigir y asesorar por el profesor que es el especialista en esto.

   -No tengas tensión. En las prácticas podemos sentirnos nerviosos por ser extraños a la vía pero hay que ser un conductor más en todo momento y no entorpecer nunca el tráfico. Respira, relájate, familiarízate con el coche y piensa que vas con un profesional que te ayuda.

   -Ve al examen descansado. Las horas previas no hay que sufrir presión sino dormir lo suficiente para estar con la mente tranquila y poder hacerlo todo bien. Acuérdate de que cuentas con la facilidad de no tener la tentación de estudiar a última hora.

   -No sólo tienes que ser bueno sino también parecerlo. Es necesario que durante el examen realices lo mejor posible el trayecto y las maniobras pero también que el examinador pueda verlas sin esfuerzo y sea consciente de todos tus movimientos. En caso de cometer algún fallo que no sea el desencadenante de otros, haz del problema una ventaja para poder mostrar que tienes una gran capacidad de reacción.