15M.-Alcalde de Santiago tratará de evitar usar la fuerza para desalojar el Obradoiro pero dice que "dependerá de ellos"

O presidente galego, Alberto Núñez Feijóo, recibirá ao alcalde en funcións de Sa
XUNTA/CONCHI PAZ
Actualizado 30/05/2011 22:29:16 CET

Responde a Vázquez que él "tampoco quiere echarlos a porrazos" y bromea con que también ofrecería agua y luz si "se fuesen a Vigo"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 30 May. (EUROPA PRESS) -

El alcalde en funciones de Santiago de Compostela, el socialista Xosé Sánchez Bugallo, ha asegurado que tratará de evitar el uso de la fuerza para desalojar la plaza del Obradoiro --en la que el movimiento 15M estableció una de sus acampadas hace dos semanas--, pero ha apuntado que este extremo "dependerá de ellos".

"Yo tampoco quiero echarlos a porrazos", ha destacado a preguntas de los periodistas sobre las declaraciones realizadas este lunes por el secretario xeral de su partido, Manuel 'Pachi' Vázquez. "Me gustaría que se fueran ellos pacíficamente y tranquilamente", ha agregado, al término de una reunión con el titular de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo.

Asimismo, ha reconocido que la Delegación del Gobierno en Galicia --a la que transmitió un requerimiento para poner fin a la acampada-- "es claramente reacia a este tipo de medidas". "Ya lo dijo el ministro --por Alfredo Rubalcaba-- y ya lo dijo el delegado del Gobierno --Miguel Cortizo", ha constatado.

Pero, ha opinado Bugallo, "tampoco se puede permitir la prolongación y mantenimiento indefinido de una situación que es irregular". "Es una ocupación de una plaza pública por personas que no están autorizadas para ello y de una forma que no está autorizado", ha sentenciado.

Sobre si se sintió desautorizado por las palabras de Pachi Vázaquez, el todavía primer edil ha respondido con un tajante 'non oh' --'no, hombre'--. "Entre otras cuestiones --ha explicado-- porque yo no dependo del señor Pachi Vázquez para estas decisiones. Él, como secretario xeral del partido, cumple su misión, y yo, como alcalde". "Como militante es mi jefe, como alcalde no", ha abundado.

A mayores, acerca del suministro de agua, luz y wifi que ayuntamientos como el de Vigo están prestando al movimiento de los 'indignados', Bugallo ha bromeado con que él mismo, "si se fueran para Vigo, también estaría dispuesto a proporcionarles" estos servicios.

ACOTAMIENTO DEL ESPACIO CON VALLAS

Frente a esto, el todavía regidor ha indicado que lo que aspira es a "una solución" y, al respecto, ha señalado que el consistorio está, "en primer lugar", acotando el espacio, mediante vallas que separan la acampada del Pazo de Raxoi --sede del gobierno municipal--. "Para evitar que este movimiento ocupe toda la plaza", ha puntualizado.

Aunque ha apuntado que "particularmente" puede comprender "las razones que motivan" las protestas, Sánchez Bugallo ha considerado que la acampada en el Obradoiro "no es una situación que sea prorrogable de forma indefinida". "No es que esté ocasionando grandes conflictos, pero, desde luego, no es la imagen que queremos dar de nuestra ciudad", ha apostillado.

Se trata de "la plaza por excelencia" de la capital gallega, ha reivindicado, para subrayar que en ella "transcurren multitud de actos, incluidos actos institucionales".

"Confío en que no haya que recurrir a ningún tipo de medida y que pueda haber una solución pacífica y razonable", ha insistido, aunque, cuestionado por la apertura de una vía de diálogo con los participantes de la acampada, Xosé Sánchez Bugallo ha dicho que "ya se mirará con quién hay que hablar" y "si hay interlocución, y todo eso".

FECHAS LÍMITE

Como ha recordado, los 'indignados' "inicialmente" propusieron el día 22 como fecha límite para las propuestas. "Estuvieron, después dijeron que hasta el 29, y ya pasó", ha comentado: "Y ahora no sé lo que dicen", ha censurado.

La asamblea del pasado domingo --que se celebró al abrigo de los soportales de Raxoi, debido a la lluvia-- acordó por amplia mayoría prolongar la acampada, al menos, una semana más --hasta el 5 de junio--, aunque los 'indignados' santiagueses reconocen el "temor" a un desalojo por parte de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, para lo que idearon un protocolo de actuación y un sistema de aviso "masivo" a través de mensajes de texto por teléfono móvil.

"MAÑANA O PASADO"

En declaraciones a los periodistas, Sánchez Bugallo ha hecho hincapié en que el consistorio "confía" en una salida. "Confío en que nos den una salida que evite otro tipo de medidas que haya que adoptar", ha enfatizado.

Pero, con todo, ha señalado que no puede "descartar nada". "Vamos a tratar de evitarlo hasta donde podamos, pero dependerá de ellos", ha dicho, interrogado sobre el uso de la fuerza. "Lo que no tengo pensado es que esta plaza se convierta en un cámping", ha defendido.

Sobre el plazo máximo, ha quitado relevancia al hecho de que el abandono de la plaza se produzca "mañana" --por este martes-- o "pasado" --por el miércoles--, jornada, la del 1 de junio, que coincidirá con la lectura del pregón de las fiestas de la Ascensión. "A mí lo que me preocupa es que esto se prorrogue de forma indefinida", ha abundado.

"Espero que ellos den alguna salida y, si es así, nosotros estaremos por facilitar las cosas", ha finalizado el alcalde en funciones.