20N.- El PP propone adecuar los límites de velocidad en carretera según criterios "objetivos" como la siniestralidad

Autopista A 68
EUROPA PRESS
Actualizado 14/11/2011 18:34:35 CET

El PSOE planea una Ley de Ordenación de la Seguridad Vial, que coordine a las distintas administraciones

MADRID, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

El PP propone en su programa electoral adecuar los límites de velocidad en las carreteras de acuerdo a "consideraciones objetivas que tengan en cuenta la siniestralidad, la contaminación, la calidad de la infraestructura, su trazado y la afección sonora, entre otras consideraciones". Mientras, el PSOE propone una Ley de Ordenación de la Seguridad Vial, que coordine a las distintas administraciones.

No es la primera vez que el PP hace esta propuesta. En el programa electoral que llevó a las elecciones autonómicas celebradas en el mes de mayo ya realizaba un propuesta semejante, para el ámbito autonómico, destinada a modificar los límites de velocidad de acuerdo a criterios objetivos en aquellas carreteras en los que estuvieran desfasados.

Antes, en 2010, el Grupo Popular en el Congreso de los Diputados llevó a la Comisión no permanente de Seguridad Vial una proposición no de ley en la que instaba al Gobierno a realizar un estudio sobre los límites de velocidad en todas las vías nacionales, autonómicas y provinciales con el objetivo de actualizar aquellos "límites que puedan resultar obsoletos o inadecuados".

Asimismo, el PP instaba al Ejecutivo a impulsar en el ámbito de la Unión Europea, y junto a la Comisión Europea, una armonización de los límites de velocidad en todos los países miembros. En la exposición de motivos de la proposición, el PP argumentaba que las limitaciones de velocidad en España tienen una "excesiva heterogeneidad no siempre justificada", al tiempo que "hay límites que han quedado desfasados" o "resultan absurdos y no son respetados por una gran mayoría de los conductores".

La proposición fue aprobada por unanimidad, tras acordar con el Grupo Socialista una modificación de la misma, en la que se resaltaba que el Gobierno llevaba tiempo, de hecho, promoviendo acuerdos con el resto de titulares de las vías para armonizar los distintos criterios con el objetivo de determinar los límites de velocidad en los tramos en que han podido quedar desfasados, así como con la Unión Europea.

No obstante, en la defensa de la proposición no de ley durante la reunión de la Comisión no permanente de Seguridad Vial, el diputado del PP Ignacio Cosidó fue más allá de lo dicho textualmente en la proposición y señaló que era "un buen momento" para abrir un debate sobre los límites máximos de velocidad. En este sentido, apuntó que Alemania, Francia e Italia limitan a más de 120 kilómetros por hora algunos tramos de velocidad en autovía.

Este extremo ha sido criticado en distintas ocasiones tanto por el PSOE como por la Dirección General de Tráfico (DGT), que argumentan que un posible aumento de los límites de velocidad tendrían un efecto negativo en la siniestralidad, ya que a más velocidad aumenta la probabilidad de sufrir un accidente y, en caso de tenerlo, se incrementan la gravedad de las lesiones.

En este sentido, el director de Tráfico, Pere Navarro, recientemente se mostró favorable durante un acto organizado por la Federación Española de Bebidas Espirituosas (FEBE) a una posible armonización de los límites de velocidad en autopista en todos los países de la Unión Europea (UE), pero rechazó subir el límite de velocidad en autovías y autopistas en España.

Así, defendió que la hipotética velocidad máxima que debería fijarse como límite en toda Europa fueran los 120 km/h, actualmente vigentes en España, ya que, según indicó, es el límite que se aplica en la mayoría de los países y además representa "un equilibrio" entre las demandas de la seguridad vial, la economía, las infraestructuras y los vehículos.

Además, citando datos de la Unión Europea, afirmó que en Alemania, país en el que existen tramos de autopista sin limitación de velocidad, "tienen porcentualmente el doble de muertos en autopistas que en España", con lo que, apuntó, se desmiente la creencia de que en ese país hay menos víctimas mortales en las vías rápidas que en España.

OTRAS PROPUESTAS DEL PP

En general, en su programa, el PP propone en materia de seguridad vial realizar una política "que prime los aspectos preventivos sobre los recaudatorios, en línea con las mejores prácticas europeas" y acometer planes específicos de mantenimiento y mejora de la red de carreteras del Estado que incorporen la introducción de nuevas tecnologías.

Asimismo, el partido promete regular la obligación de todas las administraciones de actuar para acometer la supresión de los puntos negros y en aquellos tramos identificados como de concentración de accidentes, al tiempo que se refuerza la seguridad activa y pasiva de peatones, ciclistas y motoristas en la red viaria, mejorando la señalización y extendiendo la implantación de barreras protectoras adecuadas.

PROPUESTAS DEL PSOE

Por su parte, en su programa electoral, el PSOE propone elaborar un Ley de Ordenación de la Seguridad Vial, en la que se recojan y determinen los principios, los objetivos, las herramientas de planificación y las estructuras de coordinación entre los diversos ámbitos de la Administración.

Como objetivos prioritarios para la próxima legislatura en materia de seguridad vial, los socialistas se fijan la mejora de la formación y educación en seguridad vial, continuar con las actuaciones para reforzar el cumplimiento de las normas, en especial en lo que se refiere a la incompatibilidad entre al alcohol y la conducción y la velocidad, así como seguir avanzando en la mejora de la seguridad de las infraestructuras viarias, en especial en lo que se refiere a las carreteras secundarias.

En este sentido, el PSOE señala que "a partir de ahora, será cada vez más necesario invertir en conservación y mantenimiento de las redes, así como en la mejora de la seguridad vial" y planea "destinar recursos al mantenimiento de las redes de infraestructuras existentes".

Por otro lado, los socialistas proponen "incrementar la protección de los usuarios más vulnerables: peatones, ciclistas, motoristas y personas mayores", mantener los convenios de colaboración con los Ayuntamientos para, por un lado, facilitar la participación de sus policías locales en las funciones de seguridad y de policía judicial, así como de seguridad vial, y por otro, para constituir las juntas locales de seguridad.

En general, el PSOE recuerda en su programa que ha convertido la seguridad vial "en un objetivo nacional prioritario, con importantísimos resultados y logros alcanzados durante las dos últimas legislaturas que avalan la eficacia de la estrategia y los planes llevados a cabo por el Gobierno".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies