Unas 50.000 personas exigen la libertad del director de Greenpeace y tres activistas detenidos en Dinamarca

Actualizado 29/12/2009 14:02:14 CET

MADRID, 29 Dic. (EUROPA PRESS) -

Más de 50.000 personas, unas 100 personalidades y organizaciones sociales de todos los ámbitos de España, Suiza y Holanda exigieron hoy en un manifiesto la libertad del director de Greenpeace España y otros tres activistas de la ONG que fueron detenidos el 17 de diciembre durante una cena de gala ofrecida a 120 líderes mundiales por la Reina Margarita II de Dinamarca, con motivo de la Conferencia de las Partes de la ONU sobre Cambio Climático, que se celebró en Copenhague del 7 al 18 de diciembre.

Así, la organización entregó hoy a la Embajada de Dinamarca en España estos apoyos recogidos a través de la página de Internet de Greenpeace y de redes sociales, especialmente Facebook, donde exigen su "inmediata" puesta en libertad.

Además, en ese acto, la esposa de Juan López de Uralde y representantes de la organización se reunieron en Madrid con un representante de la legación diplomática para entregarles estas firmas, así como una carta dirigida al ministro de Justicia danés, Brian Arthur Mikkelsen, quien según explicó --antes del encuentro-- la coordinadora de campañas de Greenpeace España, María José Caballero, es "el que debe decidir si tienen que seguir en esta prisión preventiva o cuáles son los cargos de los que se les acusa".

Caballero señaló que la misiva subraya que "por la legislación europea, no hay necesidad de tenerlos en prisión preventiva y menos con estas restricciones en la comunicación", ya que están totalmente incomunicados, y denuncia que las cartas que envían a los detenidos "no les están llegando, y que la Policía o la prisión las está filtrando y censurando".

Concretamente, los activistas sólo pueden ser visitados por sus abogados y por un consejero de la Embajada de España en Copenhague, quien "incluso ha tenido problemas para ir a visitar" a 'Juancho' López de Uralde. En estos momentos, la ONG está realizando gestiones para que su familia pueda ir a visitarlo pero de momento, no saben "nada" excepto que estarán en prisión preventiva hasta el 7 de enero de 2010.

"Creemos que no es necesario (la prisión preventiva), no hay riesgo de fuga y no queremos entorpecer la investigación. Greenpeace jamás ha faltado a una cita judicial en sus más de 40 años de historia y ésta no va a ser la primera vez, por supuesto", apostilló Caballero.

Asimismo, incidió en que las posibilidades "son muy abiertas" y que, de acuerdo a lo que les dicen los tres abogados que llevan el caso, podrían liberarles el día 7 de enero y poner una fecha de juicio para más adelante, que el juicio sea el mismo día 7 o bien, que la Policía pida ampliar la investigación y solicite que los activistas sigan en la cárcel. "Esperamos que el día 7 les liberen y la fecha del juicio nos da igual cuando sea", insistió.

De momento, la representante de Greenpeace indicó que los cuatro activistas se encuentran "bien de salud" pero que están "indignados con la situación de incomunicación y el porqué de esa prisión preventiva de 21 días".

ESPAÑA HACE PIÑA CON HOLANDA Y SUIZA

María José Caballero reconoció que el Gobierno español, "públicamente no ha dicho nada" pero su organización sabe que a través del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, la propia ministra Elena Espinosa "se está interesando" por la situación de López de Uralde. En ese sentido, indicó que el Ejecutivo está hablando con las tres embajadas, la de Suiza, la de Holanda y la de España en Dinamarca (por las nacionalidades de los detenidos) "han hecho piña para poder realizar todas las gestiones de forma conjunta y hacer más presión".

A juicio de la organización, durante "todo el desarrollo" de la Cumbre de Cambio Climático hubo "una represión totalmente innecesaria a los movimientos sociales" y ahora, el gobierno danés está haciendo que estas cuatro personas "paguen". "Es casi un acto de venganza de la Policía porque no tiene explicación lo que están haciendo", sentenció.

Finalmente, Caballero que lamentó que el resultado de la cumbre de Copenhague fue un "fracaso completo" para luchar contra la "mayor amenaza del Planeta que es el cambio climático". "Que los mantengan detenidos, aumenta el fracaso. Greenpeace y el resto de asociaciones decimos que, de verdad, los líderes actúen y se pongan a trabajar para conseguir un acuerdo", concluyó.