El 51% de los conductores reconoce no respetar la distancia de seguridad con los ciclistas

 

El 51% de los conductores reconoce no respetar la distancia de seguridad con los ciclistas

Presentación estudio hábitos de conducción
EUROPA PRESS
Actualizado 22/06/2017 13:20:51 CET

Aumentan 30 y 25 puntos en sólo tres años los conductores que admiten realizar estas conductas temerarias que ponen en riesgo a ciclistas

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

El 51% de los conductores españoles declara no respetar la distancia mínima de seguridad en carretera, de 1,5 metros, con los ciclistas, a pesar de que un 56% reconoce que no hacerlo es "muy peligroso". Además, un 44% de los conductores admite que alguna vez ha invadido el carril bici.

Estas son algunas de las principales conclusiones del II Estudio sobre 'Hábitos de conducción en España', del Centro de Estudios de Seguridad Vial Ponle Freno-Axa, elaborado por Kantar TNS, y cuyos resultados han sido presentados este jueves 22 de junio en Madrid.

De la comparación con el primer barómetro realizado por Ponle Freno-AXA en 2014, llama la atención que ha aumentado entre 25 y 30 puntos las conductas temerarias por parte de conductores con ciclistas. Así, en 2014 era un 21% el porcentaje de encuestados que reconocía cometer adelantamientos a ciclistas sin respetar la distancia de seguridad y un 19% admitía invadir el carril bici correctamente señalizado.

A la presentación de este documento de 2017 han acudido el director general de Tráfico, Gregorio Serrano; el director general de Atresmedia Televisión, Javier Bardají; el director general del Centro de Estudios Ponle Freno-AXA, Josep Alfonso; y el director asociado de Kantar TNS, David Castillo.

El estudio, que ha sido realizado con una muestra de 3.000 entrevistas a conductores de distintos géneros, edades y comunidades autónomas, analiza los comportamientos de los conductores españoles, su percepción sobre Seguridad Vial, y las expectativas con respecto a posibles medidas a aplicar.

El informe también pone de manifiesto que la mitad de los encuestados dice haber conducido tras haber ingerido alcohol, y un 14% ha declarado hacerlo con cierta frecuencia, cuando el 69% considera esta práctica como "muy peligrosa". El informe de 2014 revelaba que un 23% de los encuestados conducía tras haber tomado alcohol.

En este sentido, seis de cada diez conductores desconoce cuál es el límite de consumo de alcohol para conducir --establecido en 0,25 miligramos de litro por aire--, y cuatro de cada diez cree que la tasa mínima permitida es inferior o incluso cero.

De igual modo, un 24% de conductores admite haber consumido drogas (un 13% de manera frecuente), a pesar de que el 79% lo considera un hábito "muy peligroso", el que más de los mencionados por los encuestados.

MÁS DE LA MITAD HABLA POR TELÉFONO MIENTRAS CONDUCE

Otros de los comportamientos que los conductores consideran como "muy peligrosos" son no llevar puesto el casco (66%), no usar cinturón (59%), hablar por el móvil mientras se conduce (55%) y tomar medicamentos (26%).

Aun así, un 40% de conductores (en este caso de moto) reconoce no haber utilizado el casco en alguna ocasión (un 22% de manera frecuente); un 31% declara no ponerse el cinturón alguna vez (13% con asiduidad); un 55% admite hablar por teléfono en alguna ocasión (un 15% lo hace bastante frecuente); y un 57% afirma que ha cogido el coche alguna vez habiendo tomado medicamentos (un 15% reconoce hacerlo normalmente). Igualmente, un 25% de la muestra afirma leer mensajes en el móvil mientras conduce, mientras que un 18% admite que se dedica a su envío.

Por el contrario, los indicadores que los conductores consideran como las menos peligrosas son: manipular dispositivos como GPS (48%), conducir a 150 y 160 kilómetros por hora en autovía (46%), conducir habiendo ingerido medicamentos (26%) o saltarse un semáforo en ámbar (26%).

El estudio también revela que el comportamiento de los conductores influye cuando llevan a menores en el vehículo (mencionado por un 45% de los encuestados), los peligros en carretera (40%) y haber vivido un accidente de tráfico (34%).

Con respecto a cuáles son las principales causas de los accidentes de tráfico, un 86% cree que los factores personales son los responsables de que existan accidentes, mientras que un 6% opina que estos se producen por el mal estado del vehículo y el 8% restante hace referencia a las condiciones meteorológicas.

Por otro lado, el informe desvela cuáles son los principales delitos por los que los conductores han sido sancionados. Así, un 30% confiesa que le han multado por exceso de velocidad, mientras que un 67% afirma conocer a alguien al que le han multado por lo mismo. Además, un 4% reconoce haber sido sancionado por conducir bajo los efectos del alcohol (un 41% sabe de alguien que ha pasado por la misma situación), un 3% por usar el móvil (un 30% conoce a alguien a quien han multado por esto) y un 1% por drogas (el 10% declara conocer a conductores multados). "Esto pone de manifiesto que son comportamientos muy habituales", ha lamentado David Castillo.

Finalmente, el estudio pone de manifiesto que un 57% de los peatones reconoce cruzar las calles de manera frecuente por lugares que no están señalizados, un 44% cruza los pasos de cebra con los semáforos en rojo y un 21% lo hace sin mirar.

NUEVAS INSTRUCCIONES, CAMPAÑAS Y AYUDAS A AYTOS

"Este estudio nos va a servir para dos cosas fundamentales, no sólo para tomar decisiones en el ámbito de la reforma normativa, sino para decidir las campañas de comunicación futuras de la DGT, porque es importante identificar cuáles son los objetivos claros y cómo percibe la ciudadanía los asuntos relacionados con la seguridad vial", ha señalado el director general de Tráfico, Gregorio Serrano, que ha comentado que las próximas campañas tendrán como "protagonistas" estos elementos.

"Parecería lógico que si esto va de alcohol y drogas y de velocidad y distracciones, sea lo que principalmente ataquemos con nuestras medidas, que están puestas en marcha y se van a incrementar", ha reiterado.

Asimismo, ha adelantado que una nueva instrucción sobre alcohol y drogas "se está ultimando ya para que entre en funcionamiento", que recogerá el incremento de las pruebas de drogas, y la utilización de sistemas que eviten que los conductores las esquiven mediante comunicaciones a través de redes sociales en las que se informa sobre los puntos donde se realizan estas pruebas.

Igualmente, ha dicho que se está preparando "una nueva instrucción sobre radares" en la que se incidirá en el control de la velocidad. "No va a afectar necesariamente al aspecto sancionador, sino al aspecto concienciador de la velocidad", añade Serrano, que ha pedido "concentrar los escasos recursos" que tiene la Administración pública en la eficacia de las medidas.

Finalmente, Serrano ha anunciado que la DGT está trabajando ya "de manera intensa" con la Federación de Municipios y Provincias (FEMP) para renovar el convenio entre ambos para permitir un "mayor intercambio de información con los ayuntamientos" sobre el tema de la seguridad vial. Además, intentarán incrementar las ayudas a aquellos pequeños municipios que tengan más dificultades sobre esta materia.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies