El abad de Montserrat apuesta por dejar la memoria histórica y mirar el presente con el "espíritu de la Transición"

Actualizado 09/04/2008 20:19:39 CET

BARCELONA, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

El abad de Montserrat, Josep Maria Soler, apostó hoy por "dejar la memoria histórica a los historiadores" y mirar al presente y hacia el futuro con el "espíritu de la Transición".

Tras pronunciar la conferencia 'Mil años de la historia y valores en la Abadía de Montserrat' ante socios del Círculo Ecuestre de Barcelona, Soler señaló: "Durante la Transición se pusieron unas bases y de perderse, perdemos todos".

De esta forma, hizo suyas estas reflexiones recogidas en el prólogo de las memorias del político e historiador recientemente fallecido Josep Benet, del cual ofició su funeral en la Iglesia Sant Pere de les Puelles de Barcelona.

En su intervención, intensamente aplaudida por los presentes, Soler defendió las aportaciones de la Abadía de Montserrat al territorio y cultura catalanas, tras la "presencia continua de monjes desde hace 1.000 años", a través de la Escolanía, la biblioteca y el santuario en que se venera a la patrona de Catalunya, la Verge de Montserrat, conocida como La Moreneta.

2,3 MILLONES DE VISITANTES EN 2007.

Destacó los 2,3 millones de visitantes que durante 2007 se acercaron al santuario y, en este sentido, los magrebíes que últimamente suben los sábados y los domingos por la tarde, con los que Soler dijo que Montserrat quiere "establecer contacto", así como también con los latinoamericanos.

Este colectivo de inmigrantes tiene "tendencia" a subir a Montserrat, dada la tradición católica de sus países de origen. Ante el nuevo mapa migratorio, Soler abogó por "repensar cómo responder a sus expectativas".