Los accidentes con ciclistas se han multiplicado por dos en cinco años

Publicado 27/04/2016 18:33:21CET

MADRID, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los accidentes con ciclistas implicados se han multiplicado por dos entre los años 2008 y 2013, según los datos analizados por el Centro de Estudios Ponle Freno-AXA de Seguridad Vial sobre siniestralidad y uso de la bicicleta, en colaboración con la Universidad de Valencia y el Instituto de Investigación TNS.

Concretamente, el trabajo señala que los accidentes en los que ha habido ciclistas han experimentado un ascenso continuado, pasando de 2.964 en 2008 a 5.806 en 2013. Se trata de un balance inverso al que se produce en la situación automovilística en España, en la que la tendencia de accidentes y víctimas se ha reducido pese al aumento del número y uso de los vehículos.

En cuanto a las circunstancias de los siniestros, los expertos apuntan que, en estos años, solo el 51,2 por ciento de los ciclistas llevaba puesto el casco en el momento de sufrir un accidente. Por edades, los datos muestran que los ciclistas de entre 0 y 14 años presentan el porcentaje más bajo en la utilización de este sistema de protección respecto al resto de grupos.

En este sentido, el documento indica que sólo el 15,4 por ciento de los niños utilizaba el casco en el momento del accidente. Del mismo modo, el grupo de entre 15 y 24 años representa otro de los colectivos con bajo porcentaje de utilización: tan solo el 27,1 por ciento de ellos estaba haciendo uso de este protector cuando se produjo el siniestro, según el estudio.

Para el director general del Centro de Estudios Ponle Freno-AXA, Josep Alfonso, "teniendo en cuenta la gran utilidad de este elemento de protección y su beneficio para evitar o disminuir la gravedad de las lesiones, resulta un porcentaje preocupante, muy inferior a lo que sería deseable".

En relación a la importancia del uso del casco, los datos del análisis indican que, en los ciclistas que resultaron muertos, la zona del cuerpo mayoritariamente lesionada fue la cabeza, indistintamente de cuál fuera su edad. Los porcentajes de lesividad en la zona de la cabeza en los ciclistas fallecidos se distribuyen de forma bastante uniforme entre todas las edades. Los expertos recuerdan que, según la normativa actual, tan solo los menores de 16 años o los mayores que circulan en vías interurbanas están obligados a la utilización del casco.

RADIOGRAFÍA DE LOS ACCIDENTES EN BICICLETA

Del mismo modo, el estudio indica que el fin de semana es el periodo más peligroso, ya que el sábado y el domingo se acumula el mayor porcentaje de heridos graves y muertos (15,3% y 1,8%, respectivamente). Los días laborables, a pesar de aglutinar la mayoría de los accidentes, no presentan los mayores porcentajes de gravedad.

Por provincias, las de mayor porcentaje son Barcelona (23%) y Madrid (12,4%), seguidas de Valencia (8,3%) y Guipúzcoa (4,1%). No obstante, aunque dichas provincias sean las que registran mayor porcentaje de accidentes y víctimas, son Cuenca (9,3%), Zamora (8,9%) y Murcia (7,1%) las que mayor porcentaje de muertos han registrado en términos relativos

Los meses con mejores condiciones climatológicas son aquellos que dan lugar a mayores índices de accidentalidad. Concretamente, los meses donde se registran mayor número de accidentes con ciclistas implicados son junio, julio, agosto y septiembre. Los meses de diciembre y enero registran los datos más bajos del año.

Además, la mayor cantidad de accidentes con bicicletas implicadas ocurre en la franja horaria comprendida entre las 12:00 y las 15:00 horas (28,4%), seguido de la franja comprendida entre las 7:00 y las 11:00 (27%).

En cuanto a los factores concurrentes en los accidentes en los que se vieron implicados uno o más ciclistas, los datos confirman lo que ya es conocido desde el ámbito de la seguridad vial: en la mayoría de los accidentes no existe un solo motivo causal, sino que son múltiples las circunstancias que llevan a un conductor a verse implicado en un siniestro de tráfico.

PRINCIPAL CAUSA: LA DISTRACCIÓN

Así, por lo que respecta a las causas, el 89,3 por ciento de los accidentes se debe a una distracción, seguido por la inexperiencia (8,2%), el alcohol o las drogas (5,1%), el cansancio, sueño o enfermedad (0,1%) y la velocidad inadecuada (0,1%).

En cuanto al tipo de vía, el 70,7 por ciento de los accidentes con ciclistas implicados se produjo en zona urbana, pero con un menor número de muertos (21,7%), mientras que en carretera se producen menos accidentes, pero mayor porcentaje de muertos (78,3%).

Sobre las infracciones, el 60 por ciento de los ciclistas víctimas no había cometido ninguna infracción. Los conductores que infringieron lo hicieron por frenar sin causa justificada, circular fuera del arcén o pista y otras no especificadas (20%). El análisis constata que cuando el ciclista no ha cometido ninguna infracción el accidente es menos grave.

Finalmente, respecto al lugar en que se producen los accidentes, cabe señalar que el 84 por ciento de los accidentes son en rectas y en ellas se producen el 82,4 por ciento de las víctimas y las curvas tienen el porcentaje de muertos significativamente más elevado.

CONOCIMIENTOS SOBRE LA NORMATIVA

El informe publicado se completa con un estudio del conocimiento de la normativa de circulación para ciclistas. A través de 500 entrevistas representativas de este colectivo, realizadas en toda España a usuarios habituales de la bicicleta en el periodo comprendido del 16 al 24 de febrero de 2016. Tras esta encuesta, se ha determinado que, un 30 por ciento de los encuestados reconoce no haberse informado nunca sobre la normativa, aunque la gran mayoría (74%) piensa que la conoce ampliamente y solo un 4 por ciento dice desconocerla.

En líneas generales, el estudio concluye que el conocimiento sobre el equipamiento de seguridad es mayor que el de la normativa de circulación y la mayoría de los ciclistas conocen las opciones de equipamiento obligatorias. Sin embargo, en lo que respecta a elementos de seguridad, como la obligatoriedad de llevar sistemas de frenado en ambas ruedas, un 26% por ciento no es consciente de ello. Cifra que se incrementa notablemente, hasta un 57 por ciento, cuando analizamos la obligatoriedad de llevar timbre en la bici.

En lo relativo al uso de los frenos, el 74 por ciento de los ciclistas sabe que debe llevarlos en ambas ruedas, mientras que un 18 por ciento de los ciclistas cree que es solo obligatorio en una de ellas (más en la trasera que en la delantera). El uso del casco es obligatorio en vía interurbana y para menores de 16 en urbana, circunstancia conocida por el 75 por ciento de los ciclistas. Existe un 9 por ciento que cree que se trata solo de una recomendación y no de una obligación en determinadas situaciones.

Pese a que el 74 por ciento de los citados encuestados reconoce conocer la normativa, existen importantes lagunas sobre su conocimiento, una de las más llamativas es la circulación por la calzada en autovías. Así, un 15 por ciento dio la respuesta correcta (en autovía debe circularse siempre por el arcén) pero un notable 66 por ciento de los ciclistas respondió que la circulación por autovía está prohibida, ya sea por calzada o por arcén.

Mucho más conocida es la normativa de circulación por el carril bus, donde la mayoría es consciente de que no se puede circular por él. A pesar de ello 2 de cada 10 ciclistas piensan que se puede ir por el carril bus en alguna circunstancia.

El uso de auriculares es la normativa de circulación para ciclistas que goza de mayor conocimiento: el 85 por ciento de los ciclistas es consciente de que está prohibido hacer uso de auriculares.