La adicción al juego, entre dos y cuatro veces más frecuente en jóvenes de 12 y 17 años que en adultos, según experto

 

La adicción al juego, entre dos y cuatro veces más frecuente en jóvenes de 12 y 17 años que en adultos, según experto

Publicado 24/03/2017 11:31:48CET

MADRID, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

El juego patológico es entre dos y cuatro veces más frecuente en jóvenes de entre 12 y 17 años que en adultos, con un riesgo añadido en esos adolescentes del 10 al 14% de desarrollar una adicción al juego en la vida adulta, según explica el doctor Ignacio Basurte, miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Patología Dual (SEPD).

En este sentido, el experto ha detallado que el juego patológico está caracterizado por "el impulso persistente y progresivo en intensidad y urgencia consumiendo cada vez más tiempo, energía y recursos emocionales y materiales de la persona, repercutiendo, inevitablemente, en su calidad de vida".

Sobre el uso de las redes sociales, la Sociedad Española de Patología Dual destaca que las adicciones asociadas a la necesidad de estar conectados a Internet incluyen todas sus modalidades, desde juegos en línea, pornoadicción hasta las redes sociales.

"Una cosa es el mal uso de las redes y otra la adicción", ha apuntado el doctor Enrique Echeburúa, catedrático de Psicología Clínica de la Universidad del País Vasco, quien añade que existe adicción en el momento en que el uso de las redes sociales supone una pérdida de control, una absorción a nivel mental y hay una interferencia grave en la vida cotidiana (a nivel escolar, familiar o social) de la persona afectada. "Más que el número de horas conectado a la red, lo determinante es el grado de interferencia en la vida cotidiana", ha apostillado.

Asimismo, el especialista ha detallado que "el abuso de las redes sociales virtuales puede facilitar el aislamiento, el bajo rendimiento, el desinterés por otros temas, los trastornos de conducta y el quebranto económico (los videojuegos), así como el sedentarismo y la obesidad". Estas personas buscan, según ha apuntado el doctor, "ser visibles ante los demás, reafirmar la identidad ante el grupo".

"Existe también un riesgo a crear una identidad ficticia, potenciada por un factor de autoengaño. Se facilita la confusión entre lo íntimo, lo privado y lo público y se fomentan conductas histriónicas y narcisistas, cuando no deformadoras de la realidad", ha argumentado.

Dormir menos de cinco horas para estar conectado a la red, a la que se dedica tiempos de conexión anormalmente altos; descuidar otras actividades importantes como el contacto con la familia, las relaciones sociales, el estudio o el cuidado de la salud; recibir quejas en relación con el uso de la red de alguien cercano como los padres o los hermanos; pensar en la red constantemente, incluso cuando no se está conectado a ella y sentirse irritado excesivamente cuando la conexión falla o resulta muy lenta, son algunas de las señales de alarma que muestran la conversión de una afición en una adicción.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies