Ainia desarrolla un proyecto solidario en el Valle de Cuzco (Perú), donde la desnutrición afecta al 47% de los niños

Actualizado 25/11/2009 13:09:40 CET

VALENCIA, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

El centro tecnológico Ainia, a través de su programa de solidaridad, ha desarrollado a lo largo de 18 meses un un proyecto de cooperación dirigido a mejorar la seguridad y calidad alimentaria del Valle de Cuzco, en Perú, donde la desnutrición infantil afecta al 47 por ciento de los niños y sólo el 25 por ciento de la población tiene una alimentación equilibrada, según informó la entidad en un comunicado.

El coordinador del proyecto y técnico del Departamento de Calidad y Medio Ambiente de Ainia, Rafael Soro, apuntó que el objetivo es "garantizar tanto el acceso a la alimentación como su manipulación higiénica a nivel de consumidores y pequeñas industrias". En este sentido, subrayó que la iniciativa que acaban de finalizar ha sido "todo un éxito", dado que un total de 424 familias en riesgo de desnutrición, así como diferentes colectivos implicados en la elaboración, distribución y manipulación de alimentos en la zona se han beneficiado de este programa.

La actuación se ha dividido en tres fases, en primer lugar, el desarrollo del plan de formación para incentivar la gestión propia de pequeños huertos, fomentando el desarrollo de actividades económicas a pequeña escala para que las familias tuviesen acceso a los alimentos básicos de su huerto. Así, 553 personas participaron en la capacitación de huertos familiares y crianza de animales menores y 211 familias crearon su propio huerto.

El segundo paso consistió en el desarrollo de un plan de promoción de alimentos variados y nutritivos producidos localmente, un programa educativo para promocionar y difundir las formas de preparación y consumo de alimentos producidos de la localidad para propiciar la autonomía alimentaria. Un total de 966 personas participaron en estos talleres de nutrición.

Esta actividad, se apoyó, además, con la formación práctica en transformación de alimentos y la elaboración y edición de materiales divulgativos. Se ha capacitado a 124 movilizadoras de salud de seis centrales de mujeres y se han editado más de 13.000 folletos y carteles.

También se llevó a cabo un diagnóstico y estudio de viabilidad para la transformación de alimentos equilibrados y nutritivos en base a la producción local con el objeto de revalorizar los cultivos y productos andinos (quinoa, kiwicha, cañihua, oca o papas nativas), que son una fuente nutricional muy importante y se desplazan de la dieta por otros productos.

217 FORMADORES DE MANIPULACIÓN DE ALIMENTOS

La última etapa consistió en la formación de 217 personas como futuros formadores en temas de Higiene y Manipulación de Alimentos. Estas personas, a su vez, han enseñado a 1.200 personas más, y se ha creado una demanda generada y un personal capacitado para atenderles dentro de las Redes de Salud de Cuzco, la Municipalidad de Cuzco, la Red de Hogares, los Comedores Populares, o el Centro Universitario de Salud.

Para realizar este proyecto, Ainia desplazó a Cuzco a la especialista en seguridad alimentaria, Amparo Josa, que ha permanecido en esta zona 18 meses. Asimismo, el centro tecnológico contó con la colaboración de la ONG local Guaman Poma de Ayala, que aportó su amplio conocimiento de la realidad de Cuzco, así como una gran experiencia en proyectos de cooperación internacional.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies