La antigua ciudad maya de Uxmal, testigo del encuentro entre dos generaciones de 'ruteros'

 

La antigua ciudad maya de Uxmal, testigo del encuentro entre dos generaciones de 'ruteros'

Natalia Rojo, 'rutera' en 2014, con la expedición de 2016 en México
EUROPA PRESS
Publicado 08/07/2016 2:56:43CET

CAMPECHE (MÉXICO), 8 Jul. (De la enviada especial de EUROPA PRESS, Ana Moreno) -

La antigua ciudad maya de Uxmal, una de las más grandes que levantó esta cultura en todo el mundo, ha sido testigo del encuentro entre dos generaciones de Rutas BBVA: una 'rutera' del año 2014 con la expedición que este año está llevando a 180 jóvenes a conocer la tierra de la península de Yucatán, en el este de México.

Ha sido durante la visita a Uxmal que ha realizado este jueves la XXXI expedición. De hecho, la edición de este año tiene previsto conocer seis antiguas ciudades maya en total, aunque la de Uxmal es una de las más impresionantes por sus grandes construcciones; en realidad, nada que envidiar a Chichen Itzá, la más conocida y visitada de la zona.

Mientras los 180 jóvenes de 18 y 19 años paseaban y se hacían fotos en el Cuadrángulo de las monjas, patio o lugar de encuentro institucional de las antiguas élites de esta ciudad maya, una extraña se ha 'colado' en el grupo. Ninguno la conocía, pero ella, muy sonriente, parecía que a todos ellos sí.

Finalmente, algunos miembros de la organización de la antigua Ruta Quetzal, haciendo gala de su prodigiosa memoria gracias a la cual se acuerdan de muchos de los expedicionarios que han participado desde 1979, han desvelado el misterio: se trataba de Natalia Rojo, una antigua 'rutera' que participó en la expedición de 2014 a Perú.

TODA LA NOCHE VIAJANDO

Natural de Oaxaca, en el sur de México, la madre de Natalia, María Luisa, se enteró del itinerario de la Ruta BBVA de este año y las dos han pasado toda la noche viajando para poder estar en Uxmal al mismo tiempo que los nuevos 'ruteros'.

Natalia tenía 17 años cuando participó en la Ruta BBVA. Era la segunda vez que intentaba formar parte de la expedición y por fin lo consiguió. Fue una de las expedicionarias de la famosa Ruta que ascendió al Nevado Quehuisha, de 5.170 metros, y que tuvo que pasar la noche en un refugio después de que los guías se perdieran. Natalia no estaba allí, ya que ese día se sentía mal y decidió no participar en la caminata.

Pero eso no importa. A Natalia, participar en la Ruta BBVA le "cambió la vida" y le hizo "ampliar horizontes" y "ver la vida de forma diferente", según ha explicado ella misma a los periodistas que acompañan a la expedición. Antes de viajar a Perú, era una joven "muy introvertida", pero "volvió muy cambiada", ha resaltado su madre.

Natalia ha dicho que su experiencia en la Ruta le hizo darse cuenta de que quería estudiar Medicina, y así lo hizo: actualmente está becada en la Universidad de Monterrey, una de las más prestigiosas de México, pero no descarta cursar algún año en el extranjero. "Tengo ganas de estudiar en Madrid", ha afirmado.

LAS AMISTADES DE LA RUTA SON PARA SIEMPRE

"Emoción y nostalgia" son los sentimientos que más han acudido a su mente cuando ha visto a los 'ruteros' de este año porque han regresado todos los recuerdos que guarda de su expedición, sobre todo los nuevos amigos que conoció, con los que sigue manteniendo contacto a través de cartas, postales y Skype. "Las amistades que se hacen en la Ruta son para siempre", ha dicho visiblemente conmovida.

El emocionante encuentro de la antigua 'rutera' con los nuevos expedicionarios ha tenido lugar en un lugar incomparable: la imponente ciudad maya de Uxmal, cuya planificación, volumetría y complejidad, así como una compleja red de calzadas, indican que fue concebida como una capital regional.

Lo primero que se ve al llegar a Uxmal es la Pirámide del Adivino -también llamada del hechicero, del enano o del Gran Chilán--, una grandiosa construcción de 35 metros de altura y 53,5 de anchura que se comenzó a levantar en el siglo VI d.C. y el último nivel data del siglo X d.C.

PIRÁMIDE OVALADA

Junto con las de Chichen Itzá y Tikal, es uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de la cultura maya. Pero, tal y como ha explicado a los expedicionarios Pepa Iglesias, profesora honorífica de la Universidad Complutense de Madrid que acompaña a la Ruta, lo que le diferencia de las anteriores es su planta ovalada, el único templo de estas características que se conoce en esta cultura.

Bajo un intenso calor acrecentado por la altísima humedad, la profesora Iglesias también ha explicado a los jóvenes el conocido juego de pelota de los antiguos mayas, que, aunque las canchas no abundan en la zona Puuc a la que pertenece Uxmal, esta ciudad cuenta con una bastante bien conservada.

El juego de pelota es muy habitual de Mesoamérica y es lo que más curiosidad despierta entre los 'ruteros'. Tenía un sentido deportivo-religioso que lo convertía en toda una ceremonia mística y su significado está relacionado con el movimiento de los astros y la lucha de la luz contra la oscuridad.

El Palacio del Gobernador, la Casa de las Tortugas, la Plataforma de los Jaguares y la Gran Pirámide han completado la visita de los expedicionarios a esta gran ciudad maya distribuida a lo largo de diez kilómetros cuadrados y que supone uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de Yucatán.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies