El arzobispo de Urgell, Joan Enric Vives, desde Tierra Santa: "Jerusalén es una ciudad santa para las tres religiones"

Obispos se dirigen a celebrar una misa en Gaza
CEE
Publicado 17/01/2018 18:45:19CET

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El arzobispo de Urgell, Joan Enric Vives, ha defendido que "Jerusalén es una ciudad santa para las tres religiones" y ha destacado la importancia de que los cristianos exijan a sus gobiernos, también al español, que "contribuyan a la paz en esta región".

"Jerusalén es una ciudad santa para las tres religiones", ha indicado monseñor Vives en una entrevista con Europa Press desde Tierra Santa donde se encuentra participando esta semana, junto al director de la Oficina de información de la Conferencia Episcopal Española, José Gabriel Vera, en el encuentro anual de la Coordinadora de las Conferencias episcopales para la Iglesia en Tierra Santa y la Asamblea de Obispos Católicos de Tierra Santa (HLC).

Esta Asamblea Internacional de Obispos, que se celebra desde el pasado sábado 13 de enero hasta este jueves 18 de enero, se realiza en apoyo de los cristianos en Tierra Santa y reúne a representantes de doce Conferencias Episcopales de Europa, África, y América. Las sesiones de trabajo han tenido lugar en Jerusalén, Belén, Emaús y Gaza.

En este sentido, el obispo de Urgell ha recordado que a los cristianos les "concierne" esta región pues es en Jerusalén donde está el Santo Sepulcro y porque "desde allí fue enviada la Iglesia a todo el mundo". Por ello, considera que esta visita de los obispos es importante para después contar en sus respectivos países cuál es la situación allí y realizar "una tarea de cara a la justicia y la paz".

En concreto, sobre la situación en Gaza, el obispo ha indicado que han notado "una mejora" en cuanto a reconstrucción de algunas calles y casas, aunque "continúa una dureza en las condiciones para poder entrar y salir" y para el "abastecimiento" de la población que supera los 1,3 millones de personas, de los cuales apenas mil son cristianos, y 135 católicos latinos.

Vives ha destacado la "importante" labor que están haciendo las escuelas cristianas en Gaza --hay un total de cinco, tres de ellas católicas--, donde conviven una gran mayoría de alumnos de religión musulmana y donde se transmiten "valores de justicia, paz, de tender puentes y comprensión mutua".

Durante el encuentro en Tierra Santa, los obispos también han mantenido reuniones con jóvenes palestinos e israelíes, para conocer sus inquietudes de cara al Sínodo de octubre que se celebrará sobre el tema 'Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional'.

"Estamos en todas partes escuchando el latir de las esperanzas jóvenes, y aquí también nos hemos encontrado con diversos grupos, tanto en la zona palestina como israelí, tanto en escuelas cristianas como públicas", ha explicado Vives.

"DESÁNIMO" DE LA JUVENTUD PALESTINA

En concreto, el obispo de Urgell ha destacado que "entre la juventud palestina hay un gran desánimo porque no acaban de ver las posibilidades para su futuro y bastantes sueñan con poder emigrar a Occidente".

Además, han observado que entre los jóvenes israelíes y palestinos hay "un deseo de conocerse mutuamente mejor" algo que se ve dificultado por "las actuales circunstancias y los modelos educativos pero, sobre todo, las actuales fronteras, el muro, las dificultades de moverse en esta Tierra Santa".

En todo caso, ha reconocido que existen "semillas muy positivas" de grupos que buscan este diálogo y de ONG que promueven la paz entre la sociedad israelí y palestina". En este sentido, Vives recuerda las palabras del Papa Francisco, que ya dijo también Juan Pablo II sobre la necesidad de "construir puentes y no muros".

Sobre lo que espera de esta visita, Vives destaca "que los cristianos de España y de Occidente en general mirasen a Tierra Santa como un lugar que les concierne porque son de alguna manera también actores de cara a la paz y la justicia en esta tierra"; que continuase la ayuda entre las parroquias, la reconstrucción de las casas para que las familias no tengan que emigrar y que los ciudadanos exijan a sus gobiernos que colaboren para conseguir la paz en la región.