La Asociación de Profesores de Religión de Cantabria rechaza las reducciones de jornada a este colectivo

Publicado 19/06/2017 19:16:19CET

SANTANDER, 19 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Profesional de Profesores de Religión en Centros Estatales (sindicato Apprece-Cantabria) ha manifestado su "total y absoluta disconformidad" con las ocho reducciones de jornada laboral que la Consejería de Educación ha realizado a este colectivo (personal laboral docente) en el curso actual, y con las que "planea para el próximo, si alguien no lo remedia".

La asociación señala en un comunicado que se trata de 45 profesionales que, en su mayoría, llevan "veintitantos años o más" de servicio en la Administración, y que "ahora ven con enorme preocupación cómo se tambalea su puesto de trabajo".

Recuerda que desde Apprece han trasladado a las autoridades educativas que las dos causas principales de esta "comprometida situación" son la "escasa" carga horaria lectiva de la asignatura (cinco clases en Secundaria y una en Bachillerato) y la "inadecuada" reagrupación de alumnos (si hay tres grupos en un curso, por ejemplo, juntan a los alumnos de Religión en uno solo).

Señala que esta segunda causa se relaciona, a su vez, con una "elevada ratio": 30 alumnos para ESO y 35 para Bachillerato (un 10% más si hiciera falta), la cual "padecen otros compañeros y los propios alumnos", asegura.

Las autoridades educativas, según la asociación, "saben perfectamente" que así es prácticamente imposible alcanzar las 18/20 clases de Religión requeridas para tener una jornada laboral completa.

Además, sostiene que estas medidas suponen un "gran obstáculo" para el desarrollo de la programación didáctica y la práctica de una enseñanza personalizada y de calidad.

Por eso, a juicio de la asociación, salvo que los afectados estuvieran de acuerdo con la reducción, las autoridades educativas tienen en sus manos la solución "más simple, constructiva y justa", como es completar las jornadas laborales de estos profesores con otras actividades consideradas como lectivas y para las que están "capacitados", entre las que cita: tutoría, vigilancia de recreo, atención de biblioteca o realización de apoyos.

Por otro lado, solicita a los sindicatos de la enseñanza pública (ANPE, CC OO, STEC y UGT), e incluso a los del Gobierno de Cantabria, en cuyo convenio colectivo están incluidos de momento, que "se posicionen públicamente sobre este grave asunto de precariedad laboral", y les invitan a que "se sumen a hacer algo para evitar este injusto atropello a la dignidad laboral de estos empleados públicos".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies