Autoridades chinas detienen a un obispo reconocido por el Vaticano

Publicado 28/03/2018 19:23:00CET

HONG KONG/SHANGHAI, 28 Mar. (Reuters/EP) -

Las autoridades chinas han detenido a un obispo chino reconocido por el Vaticano, al que se había pedido que asumiera un papel subordinado en la Iglesia como parte de un acuerdo histórico entre el Vaticano y el gobierno comunista, según indicaron fuentes conocedoras este miércoles.

Según las mismas fuentes, el obispo detenido, Guo Xijin, conocido como uno de los obispos "clandestinos" por no haberse unido a la Asociación Patriótica Católica controlada por el estado chino que opera independientemente del Vaticano, fue retenido por funcionarios de seguridad en la provincia de Fujian.

La agencia de noticias católica Asia News informó de que Guo había sido detenido después de negarse a oficiar misas pascuales con Zhan Silu, uno de los siete obispos nombrados por el gobierno chino no reconocidos por el Vaticano.

Una de las fuentes conocedoras aseguró que Guo y dos sacerdotes en Fujian fueron detenidos. Una segunda fuente, con contactos extensos en la iglesia clandestina, dijo que Guo había sido retenido durante un día, pero que había regresado a su diócesis.

La oficina de seguridad pública de la ciudad de Ningde en Fujian y la Oficina Provincial de Nacionalidades y Asuntos Religiosos de Fujian no han hecho declaraciones al respecto. El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Lu Kang, dijo que no entendía la situación, pero que el gobierno protegía plenamente el derecho de las personas a la libertad de religión.

La detención de Guo tiene lugar mientras se realizan esfuerzos sin precedentes entre Beijing y el Vaticano para resolver el problema sobre la designación de obispos católicos.

El mes pasado, una fuente del Vaticano informó sobre un acuerdo que podría firmarse en meses y que abriría el camino para la reanudación de las relaciones diplomáticas casi 70 años después de que se interrumpieran.