El Papa plantea la existencia de un Dios que ama como la "verdadera esperanza" del hombre

Actualizado 30/11/2007 13:05:45 CET

ROMA, 30 Nov. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, G. Moreno) -

"La verdadera, la gran esperanza del hombre que resiste a pesar de todas las desilusiones, sólo puede ser Dios, el Dios que nos ha amado y que nos sigue amando 'hasta el extremo'". Ésta es la tesis central de la nueva encíclica del Papa Benedicto XVI, la segunda de su Pontificado, que fue presentada esta mañana en el Vaticano.

Bajo el título 'Spe Salvi' -'En esperanza (fuimos) salvados'--, que son las primeras palabras del texto latino, el Papa recuerda que lo que distingue a los cristianos es el hecho de que "ellos tienen futuro" y "saben que su vida, en conjunto, no acaba en el vacío".

A lo largo de las 77 páginas de su encíclica, el Papa desarrolla el tema de la esperanza cristiana, afrontándolo desde las perspectivas e interrogantes que han planteado al respecto algunas de las principales corrientes filosóficas de la edad moderna y contemporánea -como el positivismo o el marxismo--.

Además de en latín, que es la lengua original del documento, la encíclica ha sido publicada en italiano, francés, inglés, alemán, español, portugués y polaco.

La primera encíclica de Benedicto XVI fue publicada a principios del año pasado y estuvo dedicada al Amor de Dios y titulada 'Deus Caritas Est'. Las encíclicas son las cartas que el Romano Pontífice dirige a toda la Iglesia con el objetivo de difundir sus enseñanzas en el terreno moral, doctrinal o social, haciendo hincapié en algún tema especialmente relevante.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies