Cañizares explica que su día a día en Roma es distinto al de Toledo, pero supone un cambio "gozoso" en su vida

Actualizado 24/02/2009 13:55:38 CET

TOLEDO, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

El cardenal arzobispo de Toledo, monseñor Antonio Cañizares, explicó hoy que su día a día en la Santa Sede, como prefecto de la Congregación del Culto Divino, es distinto a lo que era en Toledo, Granada o Ávila, pero apuntó que su nuevo cargo supone un cambio "gozoso" en su vida.

Durante su intervención en el II Foro Cope Castilla-La Mancha, Cañizares --que fue nombrado el 9 de diciembre prefecto de la Congregación para el Culto Divino de la Santa Sede-- dijo que asume este cambio en su vida con "mucho afecto y cariño" a Toledo.

El purpurado toledano dijo no sentir nostalgia por la Diócesis de Toledo ya que, según comentó, "cuando estoy en Roma pienso en Roma y cuando estoy en Toledo pienso en Toledo". Asimismo, desgranó ante los asistentes cómo es su día a día en la Santa Sede.

Cañizares que, según aseveró, dedica su trabajo en Roma a la liturgia y a los sacramentos, "donde se toca el núcleo de la Iglesia", manifestó que en la Congregación trabajan todos los días de la semana, incluso el sábado, 35 personas.

Preguntado sobre cómo vive desde Roma el trabajo en la sede primada, Cañizares hizo hincapié en que la Diócesis de Toledo es una diócesis con "gran vitalidad". Además, señaló que la Diócesis de Toledo es la más joven en España.

En estos momentos, dijo, hay 85 seminaristas, lo que convierte a la de Toledo en la Diócesis que más seminaristas tiene de España porcentualmente. También hizo referencia a la Prelatura Apostólica de Moyobamba (Perú), donde hay 19 sacerdotes y un obispo.